Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 


A mediados de agosto, en uno de aquellos arrebatos en los que necesito quemar preocupaciones quemando dinero, me pasé por Toys 'R' Us, centro universal de los juguetes caros pero que curiosamente siempre tienen una colección de Star Wars impresionante.

Pues bien, con un sol horrible afuera y la brisa del aire acondicionado dentro, me quedo encandilado con una figura de Darth Vader...una Holiday Edition del año anterior.


Encontrar en pleno verano esta figura por 9,99 euros fue algo que no pude resistir.
Desde mi punto de vista egocéntrico, poder tener un Holiday Darth Vader en una época en que el Papá Noel más cercano está a 4000 kilómetros en un iglú en el polo norte, era una señal que dejaba en evidencia a los mismísimos Reyes Magos y su patética estrella.

Por supuesto, me lo compré y lo dejé en su caja hasta hoy, fecha en Darth Vader tenía que ver la luz y dotar de espíritu navideño a mi pequeña morada.


La parte trasera de la caja era, si cabe, todavía mejor.

En ella se ve a Darth Vader haciendo el Snowtrooper más literal que se ha visto jamás y trae un pequeño relato que casi me hizo llorar entre los pasillos de Lego.

"It is a festive time for the Empire. After a rough year of crushing Rebel uprisings, terrorizing the Outer Rim, and choking incompetent underlings, Darth Vader decides that even a Dark Lord of the Sith needs to give in to the fun side of the Force.

Donning his most celebratory red armor, he leads his Imperial forces to the ice planet of Hoth for some much-deserved holiday festivities.
Vader uses his lightsaber and mastery of the Force to create the most detailed ice sculptures in the Galactic Empire, from TIE fighters to Star Destroyers.
He even gives new meaning to "snowtroopers" by creating an army of troopers from snow.

Thanks to Vader's expert planning, this year's Hoth Holiday Bash is primed to be the best the galaxy has ever known!"

Vader...haciendo troopers de nieve...voy...a...llorar!!!


Incluso vacía la caja es espectacular.

Lo que no había visto con Vader dentro es que el muñeco está en el cuadro de mando de la Estrella de la Muerte, y que está adornado con lucecitas, una vela y el muérdago colgando del techo.

No quiero imaginar al general Tarkin susurrando..."Vader, estamos debajo del muérdago" y que se vieran obligados a besarse, pero tampoco me imaginaba a Darth Vader vestido de rojo y ahora ya lo tengo.


La figura en sí es impresionante.
Viene con la capa por separado, de un plástico moldeable que se adapta perfectamente a su cuello.

Darth Vader en sí no tiene una gran movilidad, pero el brazo del sable de luz tiene 3 puntos de articulación con lo que podrías hacer que Vader fuera un gran director de una orquestra o la estrella de cualquier aeropuerto, guiando a los aviones que acaban de aterrizar.


Ahora bien, el problema viene una vez intentas montarlo en la peana.

Vader tiene un pequeño orificio en el talón de las botas para insertarlo en un pequeño tetón de la base, pero tanto la forma de la peana, la pose de los pies y la longitud de la capa hacen que sea imposible que el muñeco se aguante como debería.

Con algo de pericia y un pulso más cercano a gente que te encontrarías ocupando las salas más oscuras de un tanatorio, puedes llegar a montar la figura de forma que se aguante, eso sí, no se te ocurra moverla o ya le puedes decir adiós a Vader.

Ahora bien, una vez lo tienes ahí, de pie, mirándote desafiante, espada en mano y con pose como si supiera que va vestido de rojo y no quisiera que nadie hiciese un comentario al respecto, puede ver la grandeza del ser más cabrón de la galaxia. Del malvado por excelencia. De la excelencia siendo malvada!


Además, dentro del pack, tal y como prometía el dorso de la caja, hay una tarjeta de Navidad para que puedas enviar a tu álbum de coleccionista directamente, porque no hay cojones a enviar eso y perderlo para siempre.
Dudo incluso, que lo vaya a sacar jamás de su cobertura de plástico.

Sí, sonará muy friki, pero hace tiempo que me la suda lo que suene, lo que parezca y lo que sea...yo hago lo que me da la gana, y si tener una tarjeta cojonuda guardada en plástico sin usarla jamás me hace sentir más seguro de mi mismo y de la concepción que tengo del universo, entonces que así sea, leñe.


Y bueno, ahí le tenéis.
Presidiendo el centro de la mesa de Navidad por primera vez y seguramente no será la única.

Vale, reconozco que NO es el centro geográfico de la mesa, pero se acerca mucho...el chorizo llego primero y explícale tú a un chorizo que le tiene que dejar su sitio a un muñeco de plástico que apenas se aguanta de pie en su peana.

Como era de esperar, mi hermana me miró con cara de "Pobrecito, no sé muy bien cuando perdió la cabeza"...mis padres hicieron ver que no la veían y mis sobrinos, desconocedores de los caminos de la Fuerza (de momento), me preguntaron que qué hacía un muñeco encima de la mesa.

Pero a mi me da igual...es Navidad, y si Darth Vader se viste de rojo para celebrarlo conmigo, yo le cedo la presidencia de mi mesa, por hoy, y por las Navidades que vengan!

Salud, y Feliz Navidad!



melonian (25-12-06)




.: © www.meloncorp.com 1592 - 2005 :.