Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 


Empecé este calendario con los polvorones, y hoy, Nochebuena, casi lo acabo con los turrones.
No hay que comentar la obsesión que tenemos por los turrones. No es explicable, no es de este mundo.

Lo único que podemos hacer es mirar las estanterías intentando encontrar la marca y el sabor que nos haga más felices, comprarlo y acabar con ello.
Intentar entender este mundillo del papeo navideño es inútil y amenaza con jaqueca.

Y ahora más literalmente que nunca, al turrón!


Mi elección para este año se basa en tradición, se basa en gusto personal y un poquito en colgadez.

Quizá no estén aquí representados los turrones que más me gustan. Se echan de menos el turrón de yema o el de arroz con leche.
Quizá sobren el de conguitos, incluso el de nesquik...pero por mérito propio se merecían estar en mi mesa. De yema habrá seguro en casa de mis padres.

Turrón de Suchard



En estas Navidades turrón de chocolate...

La tradición y la calidad llaman.
No hay mesa de Navidad que esté completa sin un turrón de Suchard. Joder, hasta mi sobrina pide turrón de chuchar.


Probablemente el turrón que más me gusta.
Quizá el de Jijona sea más conocido, pero por Dios que todo el mundo adora el turrón de Suchard.

Su composición a lo "Crunch pastoso" es irresistible.

No sé quién tuvo la gran idea de hacer un turrón de japonesitos pero se merece una calle, una plaza y una estatua en cada pueblo de la geografía y la historia española.


Desde su exitosa aparición, Suchard ha sacado varias clases de turrones derivados.
De almendra, de chocolate negro, con galleta.
Para la gente pura de corazón, no hay nada como la versión albina.

El turrón de Suchard blanco se presenta como el turrón llamado a superar todas las barreras, pero después de probarlo, creo que puedo decir que prefiero el original.
He probado casi todos las variedades de Suchard y siempre llego a la misma conclusión.

A uno le falta esto, al otro le sobre de aquello. Sólo el Clásico se mantiene perfecto en su confección, en su ejecución y su digestión.
Procesos bien estudiados que ayudan a que las Navidades y los encuentros familiares pasen mejor.

Turrón de Lacasitos



Lacasa es la marca que hace unos 10 años revolucionó el estancado mundo de los turrones a base de sacar sabores imposibles, mezclas impensables y amalgamas indigeribles.

Tengo la sensación de que sólo yo sé apreciar el trabajo de esta gente.
Turrones de mazapán de nata con nueces, praliné de crema catalana, fresa con nata, piñones y pasas al ron, y el increíble de arroz con leche deberían estar en la listas de monumentos de la humanidad en la lista de la UNESCO.

Hay que reconocer que todas las nuevas invenciones acarrean sus problemas, como por ejemplo el turrón de praliné de piña, de naranja o café, que deberían etiquetarse como accidentes de investigación y enterrarse a un mínimo de 150 metros bajo tierra.

Las nuevas ediciones han traído un turrón de Lacasitos.
Como veis en la foto, de lo que se anuncia a lo que compras hay un trecho, pero nadie esperaba conseguir lo de la foto por apenas tres euros.


La parte posterior es toda una capa de chocolate blanco que ayuda a nivelar el coste (recordemos que el chocolate blanco no lleva cacao) y a relajar el sabor y hacer más apetitoso para los más pequeños.

De hecho, el turrón de Lacasitos, no es tanto un turrón como una barra de chocolate con Lacasitos dentro.
Tiene gracia la idea, la forma y los colores, pero de ahí a llamarlo turrón hay una larga campaña publicitaria y la total permisividad del gremio de turroneros.


El único grave problema del turrón de Lacasitos recae en la difícil de su corte en la tradicional tira de turrón.
Obviamente en la foto aquello se corta como si fuera un flan, además dejando lo lacasitos intactos.

La realidad es otra muy diferente.
Cortar este turrón se vuelve misión imposible si pretendes mantenerlo entero.
Una vez te das por vencido la cosa no está mal, pero acabas con trozos de chocolate que más que turrón parecen los restos de una guerra civil en la fabrica de Willy Wonka.

Eso sí, comerse este turrón a cucharadas le añade ese puntillo de hereje del mundo de los turrones que tanto nos gusta a los que tomamos la herejía por un hobby.

Turrón de Conguitos



Otra nueva apuesta de Lacasa que pone los cimientos del "todo vale" en el mundo de los turrones.
No sólo podemos hacer turrones con nombres y formas de cierta temática, sino que ahora podemos hacer los turrones de otro tipo de golosinas.
A la que nos despistemos tendremos turrón de Chupachups con auténticos Chupachups por ahí dentro, palo incluido.

Este también tiene una caja fruto del optimismo, porque no hay cojones a sacar una de chocolate tan bien hecha con la palabra Kranch! impresa en chocolate negro encima y de 2 dedos de grosor.
La realidad es mucho más deprimente, pero todos ya sabíamos que no íbamos a tener esa calidad. El universo desaparecería si alguna vez compramos un producto y lo de dentro es igual que lo de la foto.


Aunque este se corta mejor que su hermano de Lacasitos, seguimos con la vía de la barra de chocolate rellena y reconvertida en turrón, aunque esta ya incorpora algo de arroz inflado para darle más ligereza al tema.
Por mi ningún problema, porqué así tengo la excusa de comprarlo sin necesidad de dar explicaciones a nadie.

Es prácticamente imposible cortarlo dejando conguitos enteros. O bien los cortas o bien saltan, pero lo que está claro es que son los Conguitos de toda la vida. No hay duda.

Si te gustan los turrones, te gustan los conguitos y te gusta la palabra Kranch! este es tu turrón, y probablemente un objeto con el que podrías llegar al orgasmo sin necesidad de roce alguno.

Turrón de Nesquik



A este hacía tiempo que le tenía ganas.
Quiky y yo tenemos una relación sentimental que hemos llevado a escondidas, pero ya no puedo aguantarlo más...me da igual que la gente lo sepa.

El Nesquik es uno de esos productos que se puede utilizar para todo, y vista la diversidad de productos que se fabrican bajo el nombre de esta marca, ya lo están haciendo.

Cereales, yogures, caramelos, chocolatinas, criadillas de cerdo...de todo! Y ahora hasta turrón!

Además por una vez, y que sirva sin precedente, EL PRODUCTO TIENE LA MISMA PINTA EN LA CAJA QUE EN LA REALIDAD!!!....y eso sin que desaparezca el universo!

Y Quiky sale vestido de Papá Noel.
No tengo muy claro porqué agita una campanilla, pero honestamente, ¿a quién le importa?


En este caso sí tenemos un turrón en toda regla.
Chocolate por fuera y una masa de chocolate blanco por dentro con bolitas de Nesquik por dentro.

No es la panacea, no es ni siquiera la briocheacea, pero no está nada mal.
Está rico, pero como el chuchar no hay nada. Excepto quizá el de arroz con leche.

Además, aunque parece que este tenga que poder cortarse bien, se parte por la mitad a medida que lo cortas.
Puede ser que yo sea un patán cortando turrones, pero no es un hecho testado, así le echaré la culpa al turrón.


Y ahí lo tenéis. La bandejita que sacaré el día 25 cuando venga mi familia a comer a casa.

Un poquito de turrón de dudosa variedad mezclada con un montón de M&M's mentolados.

Es la primera vez que hago una cosa de estas, así que no tengo claro si estoy haciendo bien las cosas...por lo que a mi respecta podría sacarles los turrones primero, darles vino frío y cava caliente...no sé, los caminos de la Navidad son desconocidos para mi cuando me sacas de pequeñas cosas como las fantas de sabores o los muñecos de Star Wars...



melonian (24-12-06)




.: © www.meloncorp.com 1592 - 2005 :.