Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 


Desde luego Kinder sabe cómo celebrar la Navidad.

Quizá porque es de Ferrero, una empresa italiana, o quizá porque simplemente en Italia parecen tener un fervor navideño más extenso que el nuestro, pero nuestros vecinos transalpinos tienen las pijadas más impresionantes de la saga Kinder.

En el día 10 de este calendario ya escribí sobre una serie de chocolatinas Kinder de Navidad.
En el melonblog hago un comentario a algo impresionante de Kinder y que al final no pude comprar.
Y aquí, oh aquí! tengo la suerte, el honor de escribir sobre lo mejor de lo mejor en cuanto a chocolatinas y ediciones especiales de esta Navidad.

La creación que hará todas las demás parecer diminutas, se las hará pasar canutas y luego se irá de...juerga.
EL SUPERMEGA HUEVO KINDER


Avestruces, incluso algún dinosaurio dimito podría haber eclosionado de un huevo de este tamaño.
Incluso os he puesto la lata de Fanta de Uva para que podáis ver la escala de lo que vendría a ser el Titanic de los Huevos Kinder, con la diferencia de que este no lleva a bordo a Leonardo DiCaprio.

Cuando vi este monstruo de la confitería industrial en un supermercado en Milán, vuelco no sería la explicación. Mi corazón daba mortales de lado.
Mi cerebro gritaba "yo-quiero-yo-quiero-yo-quiero" de forma tan incesante que casi me dan tres jamacucos simultáneos.

Además era el huevo de Tom and Jerry, dibujos que de pequeño veía hasta la saciedad cuando todavía no me dejaban ver cosas como Dragones y Mazmorras o Capitán N.
Este bebé se había ganado un billete de ida a Barcelona por el mínimo hecho de existir.


No sé muy bien cual sería el equivalente, pero juraría que el tamaño de este huevo vendría a ser el de una pelota de balonmano.
Es impresionante.

La gente dice que el tamaño no es importante, pero es tan sólo una forma de justificarse por algo que no da la talla.
Todos sabemos que el tamaño sí importa, en todo. Oh es que no habéis intentado meter un cartucho de NES en una SuperNintendo??? Simplemente no cabe!

Una vez lo sacas de la caja y lo sostienes en la mano, lo lanzas a penas un par de centímetros al aire para volver a sentir su peso en la mano un segundo después. Es genial, es una sensación que sólo se puede conseguir una vez te has quitado la gran mayoría de tu ropa.

Además está tan bien envuelto, es tan Christmas, es tan Kinder...es tan Chrinder.


Una vez quitas el envoltorio, siempre con cariño, puedes extenderlo y usarlo para envolver bocatas para el resto de tus días.
El huevo es tan grande que el envoltorio ocupa casi un mantel uni-personal enterito.


Ahí lo tenéis. Desnudito, sonrojado por la vergüenza de aparecer delante tuyo, por que ve en tus ojos que te lo quieres comer.
Conmigo no tiene problemas, porque sabe que lo que yo busco está en el interior y no en la apariencia.
Yo soy un tío sensible, nada superficial.

Como veis, este Mega Huevo, no es un huevo.
De hecho es más una réplica exacta de la Tierra, una esfera achatada por los polos. Y aunque quizá los continentes no están del todo bien grabados, se ve claramente la palabra Kinder a los lados del ecuador, que como todos sabemos, es, junto a la muralla china, las dos únicas obras del ser humano que se ven desde el espacio.


Poco antes de abrirlo tuve que sentarme, tomar aire, un par de coca-colas y ver un capítulo de House. Si no hay Vicodine a mano, al menos ver a alguien tomarlo constantemente llega a relajar.

Al abrirlo casi pierdo todo aquello que me hace hombre. Suerte de la ropa interior que hacía de retentivo, porque si no, adiós muy buenas.
¿Habéis visto este huevo de plástico?


Joder, es más ancho que una lata!!! Y un poquito más bajito.
Y ese color verde tan desconcertante es genial porque ayuda a mantener el estado de shock en el que entras desde que abres el huevo hasta que se te caen los idems.

Las apuestas estaban 15 a 1 a que se trataba de un montón de huevos normales con varios regales. O eso o una planta carnívora.

No me esperaba un sólo huevo, y menos de ese tamaño, y menos de ese color!!!


¿Qué habrá? ¿Qué habrá?

Mi novia apostaba por un muñeco ya montado. Yo fantaseaba con la idea de poder montar un juguete de Kinder de ese tamaño.

Wow, un peluche...eso sí que no lo esperaba.
Y por la pinta que tiene desde aquí, es un peluche de Jerry!


Lo primero que miro es el librito, para ver todo lo que se pueda saber sobre esta demostración de fuerza y potencia en forma de huevo y de los posibles premios.
En el librito sólo salen fotos del peluche de Jerry, pero es fácil suponer que por lo menos también debe existir el de Tom...nunca lo sabremos.



Y no sólo es un peluche de Jerry, es un peluche de Jerry vestido de Papá Noel, o Babbo Natale, como lo dicen nuestros amichi preziosi.

Si no fuera por los bigotes despistados, sería el mejor peluche de Jerry que he visto en mi vida, pero estoy seguro que con un poco de gomina lo podemos arreglar.

Ahora el problema está en intentar seguir viviendo sin pensar constantemente que nunca veré un huevo Kinder más grande que este...



melonian (22-12-06)




.: © www.meloncorp.com 1592 - 2005 :.