Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 


El día 18 nos trae chocolatinas.
Más chocolatinas, sí.

Y es que parece que en este país, por Navidad, o eres una chocolatina o no vales para nada.

La falta de diversidad navideña del resto de productos está compensada con la absurda cantidad de chocolates con colores, formas y olores de la ropa interior de Santa Claus.
No tiene sentido esta escala insensata de chocolatinas con motivos festivos.
El gobierno debería hacer algo.


Y aunque a mi me gustaría poder escribir sobre la nueva bebida que te pinta la lengua de verde mientras suena un Ho-Ho-Ho a medida que se vacía la botella, no me queda más remedio que recurrir a lo único que hay por las tiendas por aquí. Las jodidas chocolatinas.
Y esperad otra pequeña entrega antes de que el día 25 venga rodando con el Grand Finale en su lecho.

Y ya puestos a elegir, vamos a coger las mejores, no?
Nada de porquería genérica. O son pequeñas obras de artes consagradas en cacao o ya pueden irse a la confitería infecta de donde salieron.

Aquí tenéis una pequeña muestra de una serie que me hizo sonreír, aunque fuera en medio de un ataque de desesperación.
Y es que este reno y oso, no acaban de ser lo que parecen cuando le añades un poco de perspectiva al asunto.


Aunque mi pericia como fotógrafo es similar a mi pericia como cantante de opera...femenina, ahí podéis ver el truquito de estas chocolatinas.

Vistas de frente uno piensa que está tratando con una mini-escultura de chocolate hecha por alguien que abusaba de Walt Disney, pero una inspección cercana revela que sólo el torso del osito está hecho de chocolate. El resto del cuerpo es de cartón, justo donde está pegado el chocolate.

Aunque pueda parecer un timo, la originalidad se agradece.
Además, la forma en que están unidos el chocolate y el cartón, hacen que coincida el dibujo de tal forma que el conjunto queda realmente bonito.


Aquí podéis ver la forma del reno, que también está pegado en el cartón mientras el envoltorio hace todas las faenas de camuflaje.

Entre montones y montones de figuritas de chocolate, estas se merecían, de largo, aparecer en este calendario de adviento, a falta de algo realmente divertido que exponer.
Suerte de Italia, Suecia y los USA, sino me habría colgado desde el día 6.


Cuando arrancas la chocolatina del cartón puedes ver que debajo el dibujo sigue intacto, lo cual ayuda a apreciar la calidad de los envoltorios de estos trastos.
Es probablemente la presentación más original que he visto en las últimas semanas, y os prometo que he visto cientos de chocolatinas...


Aunque teniéndolos en la mano puedes ver con claridad la forma de las chocolatinas en sí, no es hasta que las sacas del envoltorio cuando te das cuenta de que el oso tiene forma de pera y el reno de cacahuete. Lo diré otra vez...cacahuete.

No son la mayor de las delicias.
Quizá incluso serían expulsados en un concurso de chocolate en Suiza, pero no compré estos pequeñajos por su calidad culinaria, sino por su envoltorio, un punto de originalidad entre tanta caspa navideña.



melonian (18-12-06)




.: © www.meloncorp.com 1592 - 2005 :.