Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 


Juraría que KitKat es una de las chocolatinas más versátiles que existen. No sólo en cuanto a formatos (minis, normales, grandes, bolas) sino en sabores y ediciones raras que hacen a cualquier colgado como yo un poco más feliz.

No hace mucho ya escribí sobre la edición especial de KitKat de Halloween y llegadas las fiestas más celebradas por las compañías dedicadas a vender chocolate, cómo no, KitKat saca una edición especial de Navidad.


Cómo son americanos, la palabra Christmas brilla por su ausencia, pero en los USA quedan muy pocas ediciones de Navidad, casi todas son Holiday Edition, porque esto de la corrección religiosa es algo que se han tomado en serio y por la multiculturalidad del país, parece que se ha vuelto de mala educación por Christmas en las cajas.

Tiene gracia viniendo de un país que jamás le ha importado un huevo respetar las religiones de los demás...supongo que tiene que ver con que el polvorín religioso lo tienen dentro de casa.

En este caso, como se puede ver en la bolsa, no hay ni siquiera un Holiday Edition, pero los colores, las hojas de muérdago y los copos de nieve ya nos dicen por donde van los tiros.


Es una bolsa de 311 gramos (11 oz) y está repleta de los llamados KitKat minis, que no son más que la mitad de una de las tiras que forman un kitkat normal.
Sí un KitKat mini viene a ser poco más de un cuarto de un KitKat normal, pero su misión no es la de llenarnos hasta el cogote, su misión, la cual acato humildemente, es la de llenar un pequeño bol para ser servido como parte del postre cuando venga la familia a mi piso.


Para suplir su diminuto tamaño, la gente de KitKat decidió meter un montonazo de unidades, 39 KitKats mini para ser exactos. Todos envueltos individualmente.

Lo único que no encuentro bien en esta pequeña maravilla de repostería multinacional es la distribución.
Puedo entender que si el KitKat que más se vende es el normal, la distribución tiene que dar un número mayor al KitKat normal, pero lo que pasa aquí es abusivo.

En este pack hay 20 KitKats mini de chocolate con leche (normal), 11 de chocolate negro y 8 de chocolate blanco.
Hay más del doble de KitKats normales que de chocolate blanco. No reclamo la paridad, pero joder, un poco de dignidad para los que solemos matar por cosas de chocolate blanco, sean comestibles o no.


Los envoltorios son geniales. Hubiera preferido que en vez de marrón, hubiese habido uno verde, pero la nota festiva queda clarísima con la mega hoja de muérdago que aparece al lado del logo de KitKat.

De arriba a abajo tenemos: Chocolate blanco, chocolate oscuro y chocolate con leche.


Estos pequeñajos que deben pesar unos 6 ó 7 gramos cada uno son prácticamente una réplica exacta del KitKat original (cosa que no pasa con las mini-chips ahoy) con la pequeña diferencia que te comes uno por mordisco.

No son los mejores KitKat que he probado, ni siquiera son los más exóticos ni los más divertidos, pero escribir sobre KitKats naranjas durante la época de Navidad no tiene sentido.

Si os podéis hacer con una bolsa de estas, seguro que en casa van a flipar el día 25, cuando salgan los turrones en su tradicional carrusel post-comilona y vosotros salgáis con una bandejita repleta de mini KitKats decorados especialmente para la Navidad!



melonian (15-12-06)




.: © www.meloncorp.com 1592 - 2005 :.