Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 


Terry Pratchett es sin duda mi escritor favorito. De largo...muy muy largo.

Su capacidad para reírse de todo, pero con estilo y un grado de mala leche considerable, le hacen un escritor muy especial dentro del mundo de la fantasía satírica.

En 1996 sacó la novela número 20 de la saga del Mundo Disco, un mundo con forma de errr disco, que se mantiene firme sobre el lomo de 4 elefantes gigantescos que a su vez se mantienen sobre el caparazón de Great A'Tuin, una tortuga de 15 mil kilómetros que nada por el espacio.

Lo mejor del Mundo Disco es que le da pie a Pratchett para hacer críticas y sátiras sobre nuestro propio mundo distorsionándolo lo mínimo para que no nos sintamos insultados.
Es como Futurama, pero Groening usa el Futuro para meterse con el presente.


Hogfather es una novela de Navidad, bueno, del equivalente de Navidad en el Mundo Disco, La Vigilia de los Puercos (HogsWatchnight).


La trama es de aquellas que te hacen coger el libro y no querer soltarlo a menos que haya una razón verdaderamente buena como un Holocausto Nuclear o...bueno, eso.

Hogfather (el equivalente de Papá Noel en el Mundo Disco) es secuestrado por el Gremio de Asesinos pagados por los Auditores, seres metafísicos que quieren destruir el mundo por aquello de que es un desorden y no sigue con las normas establecidas generales en el Multiverso.

Hogfather, como buena personificación antropomórfica dota de sentido al mundo y la falta de sus deberes anuales de dar regalos a los niños cada año podría generar una falta de fe de la población que desencadenaría una reacción en cadena que podría llevar a la destrucción del mundo. Oh sí, en el MundoDisco el mundo casi siempre está a punto de ser destruido.

La Muerte, contraría a los Auditores tiene que dejar su amado corcel, Binky y debe tomar las riendas del trineo de Hogfather, un trineo tirado por cuatro cerdos salvajes que se llaman Gouger, Rooter, Tusker y Snouter, para conseguir hacer el trabajo de Hogfather para mantener la fe de la gente intacta mientras encuentran al verdadero Hogfather.

Susan, la nieta adoptiva de Muerte, junto con el Oh Dios de las Resacas, buscarán y rebuscarán a Hogfather aunque esta sea la última navidad de la historia.

A parte de la historia, que es una bastardización de las historias típicas de "Oh, Santa Claus no está, tendremos que hacer su faena para salvar la Navidad", el hecho de que La Muerte tenga que ser Santa Claus por un día es impagable.
Claro está, La Muerte es otra personificación antropomórfica, y los humanos no se le dan demasiado bien.
No suele tratar con ellos excepto en ocasiones muy breves y normalmente en condiciones donde el humano ya no tiene mucho que decir.

Así que las reflexiones de La Muerte respecto a los humanos y los deseos de los niños son geniales.
Las reacciones de los niños ante un Santa Claus tan esquelético en sentido más literal de la palabra es también impagable.


Aparentemente, Hogfather será publicada en castellano en febrero del año que viene bajo el título de PapáPuerco aunque os aconsejo que os lo leáis en inglés siempre y cuando os sea posible. En Casa del Libro tienen la edición de bolsillo inglesa por 11 euros.
Ojo, he visto traducciones peores y las del MundoDisco no están tan mal, pero hay detalles como por ejemplo que la Muerte habla siempre en mayúsculas y en varios traducciones en castellano se saltan esta genial característica del personaje, que habla pero de una forma que parece telepática, y eso le quita algo de gracia.


Este es el cuarto libro de la saga de La Muerte en el MundoDisco y es todo una oda a la magia de la infancia y las creencias de los niños que los adultos tanto se empeñan en mantener o censurar tan arbitrariamente.

Para mi es uno de los mejores libros de Pratchett (como todos) y este puente es el mejor momento para releerlo y disfrutar de las idas de olla que hacen que Terry Pratchett sea, para mi, el mejor escritor de fantasía que ha visto este planeta jamás.
No sólo tiene una imaginación increíble, sino que también tiene una capacidad increíble para crear tramas creíbles y bien conectadas y una destreza para hacer pupita donde más duele, pero de forma bonachona...lo justo para que no haya hordas de tarados con antorchas acechando el trecho que lleva hacia su aliteración...digo su casa.



melonian (07-12-06)




.: © www.meloncorp.com 1592 - 2005 :.