Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino




 

De la grandiosa época en que la lucha libre y Héctor del Mar guiaban nuestras vidas a golpe de rinnnn, todavía guardo en mi corazoncito de terciopelo azul al grandioso Enterrador (o Undertaker, según los gustos doblativos de cada uno).

Este tipo de 2,10 metros y 150 kilos de peso que hacía sonar la marcha fúnebre al entrar en escena me aterraba y me flipaba a partes iguales de forma ilimitada.


Daba igual que en 1990, cuando apareció por primera vez en la WWF, todo el mundo le odiara porque iba de malo.
Daba igual que todos adoraran al Último Guerrero y a Hulk Hogan.

Me hubiese dado igual que hubiese matado una camada de conejitos blancos delante de un grupo de niños que morían lentamente de sida, yo adoraba al Enterrador sin tapujos y como suele ser habitual en los grandes amores, sin condiciones.

Si de vez en cuando tenía que usar alguna triquiñuela, siempre podía pensar que era culpa de una niñez algo turbia.


El tío entraba en escena con un silencio sepulcral, lentamente, con la marcha fúnebre sonando de fondo, lúgubre (como la de las vacas), avanzando hacia el cuadrilatero mientras su contrincante se iba acojonando poco a poco hasta que el tío se quitaba el sombrero de llevar patatas y ponía esa mirada fría e impasible, como si pudiese hablar con los ojos, diciendo "Te voy a partir todos los huesos que tienes antes de que puedas decir "Pilarín"".


Supongo que me molaba tanto porque era el único que no parecía salir de un circo.
Porque le ponía algo suspense al tema pero sin hacer el idiota ni meterse con la gente como el resto de malos.

El Enterrador era un malo con clase, con estilo, con la capacidad de no sólo matarte, sino de enterrarte poco después.

Además me encantaba su forma de luchar, prácticamente nunca se caía y levantaba el puño cuando parecía que lo estaban machacando.
Así sabías que no había dolor, que no existía tortura en el mundo que pudiese doblegar a ese hombre.

Pero quizá lo mejor es que era un tipo grande, como la mayoría, pero era el mejor ejemplo de tipo paliducho, y aunque estaba cachas, no dejaba de ser un hombretón más bien delgado sin músculos bronceados como casi todos los participantes de la WWF.

El tío luchaba con pantalones y una camisa rota. Y guantes. Seguramente un tema de higiene con eso de enterrar a los muertos y esas cosas.
El resto solían ir con mallitas, o lo que es peor, en gallumbos de lycra de colorines cantones que pondrían la etiqueta de locaza en cualquiera que no se dedicara a partirle el espinazo a otros tipos enormes con igual indumentaria ridícula.


Además, cuando conseguía dejar K.O. a su contrincante, el tío sacaba una de esas bolsas negras que nos ayuda saber si alguien a sobrevivido o no a un ataque zombie en las películas americanas y se lo llevaba como si sólo hubiese hecho la mitad del trabajo.

Aún recuerdo esa batalla épica en el Pressing Catch de Barcelona en el verano del '91 cuando el combate final fue el Enterrador contra Tito Santana, y cuando Undertaker le tiene metido en la bolsa y está apuntito de cerrar, Tito, espoleado por los espectadores nenazas de mi ciudad, saca un brazo y empieza a castigar al pobre Enterrador que acaba sucumbiendo y perdiendo el combate.


Lo único malo era que como esbirro/manager, el Enterrador tenía a Pablito Terrores, un tipo que llevaba la urna que hacía las delicias del Enterrador y que sólo podía ser más repugnante si fuera vestido como el Último Guerrero.
No soportaba sus muecas horribles y no las soporto ahora.

Supongo que todos lo malos que se precien se rodean de este tipo de escoria para poder aumentar su aspecto de pedazo de bestia y que todo el desprecio se centrase en el engendro que va haciendo muecas unos cuantos palmos por abajo.


Pero, aunque las intros cada vez molaban más, con un Enterrador que tenía los cojones de salir de un ataúd en llamas, yo dejé de seguir Pressing Catch cuando descubrí que todos los combates tenían un guión y que los que entraban en el ring ya sabían quién iba a ganar y quién iba a perder.

A ver, yo ya sabía que no se daban muy fuerte a propósito, pero lo achacaba en que si un tipo de 150 kilos caía con todo su peso y mala leche sobre tu espina dorsal, las probabilidades de pasar el resto de tu vida en una silla de ruedas eran bastante altas, pero al menos se llevaban unas buenas hostias contra el tapete, así que lo daba por bueno.

Pero que Tito Santana volviera de su lesión en Barcelona porque había firmado un contrato que decía que iba ganar de forma épica contra el Enterrador ya no me molaba nada de nada.

Así que poco a poco me fui distanciando de la lucha libre y de los hombres estrafalarios que pesan en kilos lo que unos medimos en centímetros.


Pero como intento hacer mis deberes y no escribir directamente de mi orificio anal, he podido leer largo y tendido sobre lo que pasó con el Enterrador después de que yo dejara de seguir la WWF y resulta que el tío sigue en activo.

Mark Calaway tiene 42 años y sigue levantando a tíos de más de cien kilos y lanzándolos contra el suelo como si fueran sacos de patatas.
Se sigue subiendo a las lianas y paseando sobre ellas como si fuera una jodida araña y lo hace sin flaquear.

Es increíble.


El tío ha ido cambiando de imagen, pasando del enterrador que vivimos en los primeros años de los 90, a un bicharraco con máscara, a una especie de malote con motocicleta y bandana, a una especie de vampiro salido de una versión barata de Underworld hasta volver a algo más parecido a sus pintas originales.

Por supuesto el tiempo ha hecho mella en su aspecto y esa mata de pelo rojizo que hacía que sus enemigos salieran corriendo es ahora una melena en retroceso con unas entradas que intentan competir con las de Hulk Hogan (aunque la de Hulk siempre será la calva más imponente).


Pero de todas formas, el tío sigue manteniéndose ahí, metiendo a sus enemigos vencidos en ataúdes, e imponiendo su altura y planta para infundir miedo en el cuerpo de luchadores 20 años más jóvenes y mucho más cachas.

Los asteroides eran algo que ya se usaba entonces, pero el Enterrador parecía formado por la afición de cavar tumbas.
No tenía esos músculos perfectos que tenían los demás, pero hoy en día parece que el Enterrador ha mantenido la forma a base de untar madalenas con EPO, porque el tío está más cuadrado que cuando era joven.


Pero alguien que se aguanta 17 años (más los que ya llevaba de profesional de lucha) en la élite tiene que marcar escuela y se merece un respeto.

No en vano el tipo tiene un set de 3 DVDs dedicado a sus proezas como gladiador, y ahora ya no es malo, sino un héroe para todos los que llevan muchos años viendo este deporte.


Y aunque el Enterrador ya empieza a estar viejete, el tío lleva 15 victorias seguidas en el WrestleMania. 15 años seguidos ganando sin ni una sola derrota en ese formato y el último ganado este mismo año contra Batista, un luchador que tiene músculos en los músculos y un bronceado admirable.

Lo que más me gusta es saber que el Enterrador sigue dando miedo en sus intros que cada vez son más grandilocuentes y con extras en túnicas cargando con antorchas mientras la marcha fúnebre sigue sonando en homenaje al luchador que más terror a infundido en el corazón de los fans.



melonian (14-10-07)


¿algo que comentar?

       31/10/07
Como cada año, Freddy, Jason y Leatherface celebran Halloween.
 
       30/10/07
Dos recetillas para hacer fantasmas de marshmallows y arañas de Oreos.
 
       29/10/07
Mi calabaza de Halloween de 2007. Cada vez me salen peor.
 
       28/10/07
Minutos de Acojone: Pesadilla en Elm Street 2, el beso con lengua.
 
       27/10/07
Refrescos espeluznánticos con sabores repugnantes: Jones Soda!
 
       26/10/07
Reese's Pieces versión Halloween. Bolitas de chocolate y crema de cacahuete con un corazón de galleta Oreo.
 
       25/10/07
Minutos de Acojone: El Resplandor. Redrum, redrum, redrum!
 
       24/10/07
Salimos a arrasa tiendas tengan productos de Halloween para nuestra fiesta.
 
       23/10/07
Todos los episodios de Halloween de los Simpsons: Treehouse of Horror.
 
       22/10/07
Unamos La Castañada y Halloween con KitKats de castaña y de calabaza. Uhmmm.
 
       21/10/07
Minutos de Acojone: Poltergeist y la piscina de la muerte!
 
       20/10/07
El Freddy Rap, el ataque más terrorífico de Freddy Krueger, rapeado por los Fat Boys y el Príncipe de Bel-Air.
 
       19/10/07
Zombie Western, goma espuma, sangre y rock n' roll!
 
       18/10/07
Los nuevos sets de Halloween de Playmobil vienen dentro de una calabaza gigante.
 
       17/10/07
Minutos de Acojone: El asesino de Cobra y su cuchillo!
 
       16/10/07
Scary Blackberry Ghoul-Aid la versión embrujada de Kool-Aid. Boo.
 
       15/10/07
Unas ideas para que hagas tu propio disfraz de Halloween!
 
       14/10/07
El Enterrador. El luchador de Pressing Catch que da miedo con estilo.
 
       13/10/07
Minutos de Acojone: La primera de Viernes 13
 
       12/10/07
El final alternativo del Ejército de las Tinieblas.
 
       11/10/07
Roseanne saca un DVD con todos los episodios especiales de Halloween de la serie!
 
       10/10/07
Coraline, una novelita de acojone medio de Neil Gaiman.
 
       09/10/07
Calabazas de chocolate y mantequilla de cacahuete de Reese. Mmm!
 
       08/10/07
Horror Show, un tributo de Iced Earth a los monstruos clásicos.
 
       07/10/07
Minutos de Acojone: Terminator no parará hasta matar a Sarah Connor.
 
       06/10/07
Terrifics, la versión monstruosa de Chupa Chups.
 
       05/10/07
Futurama y la Maldición del Coche Lobo. Bender sobre ruedas!
 
       04/10/07
La versión terrorífica de tus galletas favoritas. Oreos de Halloween.
 
       03/10/07
Minutos de Acojone: Cuando Dallas encuentra a Alien!
 
       02/10/07
Elvira, la Dama de la Oscuridad, se cuela en el Super Show de Super Mario Bros.
 
       01/10/07
Un Halloween a la catalana, para mantener las 2 fiestas!
 


.: © www.meloncorp.com 1592 - 2005 :.