Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 

No tiendo a tender pero hoy vuelvo a lanzar una queja a los dioses de las grandes multinacionales que tienen productos salidos de cuentos de hadas que otros pueblos pueden disfrutar mientras nosotros nos arrastramos con los mismos productos de siempre, rasgándonos las vestiduras, mordisqueando pieles de naranja reseca y arrastrando los cuerpos sin vida de viejos soldados que lucharon en la Guerra de Secesión.
Como no son nuestros muertos, todo queda un poquito menos dramático.


Pero en este caso el dolor penetra un poquito más adentro y desde un poquito más abajo.
Es como si el pesar intentara llegar al corazón por un orificio que generalmente es de salida y que no tiene nada que ver con el aparato circulatorio.

¿Porqué? Pues porque esta vez se trata de una multinacional nacional. Porque se trata de un producto con el que muchos crecisteis y que nunca os ha dado la espalda, aunque no se disuelva ni a hostias.

Estoy hablando del Cola Cao. Mi más profundo pésame.

Ya sabéis que yo soy de Nesquik, pero yo tampoco puedo reír demasiado porque yo estoy en la misma situación: un puñado de sabores de Nesquik fuera de España y sólo de chocolate en territorio español.


La historia se remonta a hace exactamente 17 años cuando Nutrexpa decide entrar en el mercado emergente de China, país que está lleno de chinos, y que se configura como un paraíso para los que amamos las tiendas de chinos con cientos de productos de calidad más que dudosa y que por lo tanto tienen una gracia especial al añadir cierto riesgo personal a cada compra.

Cola Cao en chino se pronuncia "Gao Le Gao" y significa literalmente "Alto Alegre Alto".

No obstante, he probado un número incontable de veces preguntar por GaoLeGao en tiendas de comida china con chinos de verdad que no hablan nada de español y absolutamente nadie sabía de qué estaba hablando o al menos no dieron señales de entenderme, excepto una chica que me parece que decía que sí por defecto independientemente de lo que dijeras.
"Arroz inflado" recibía la misma respuesta que "Koala deshidratado en su salsa", por lo que es probable que esa chica asintiera siempre o tuviese un tic nervioso severo en el cuello.


clicka para ver + grande

Pero China no era un mercado fácil si tenemos en cuenta que los chinos apenas bebían leche y la poca que consumían era en polvo.
Si a eso le añadimos que un montón de marcas intentaban hacerse con el mercado del desayuno y la merienda, Nutrexpa tenía que sacar algo más ambicioso que en España, porque aquí apenas tiene competidores decentes a excepción de Nesquik.

Por eso, nuestro gigante español decidió acompañar al ColaCao de chocolate de toda la vida con 5 colegas de diferentes sabores.

Fresa, vainilla, plátano, naranja y melocotón se venden en los supermercados de Pekín como si fuera lo más normal del mundo.
ColaCao de melocotón. M-E-L-O-C-O-T-O-N!!!
Y los chinos piensan que no es nada especial! Joder.


Incluso han mantenido el bote, las mascotas, los colores...
El logo en chino también se parece al logo español.

¿Qué hemos hecho para no tener la suerte de probar estos productos en España?
Además de hacer de ColaCao el complemento para la leche más importante de este país y ser fieles desde el siglo 16, ¿qué mal hemos hecho para que no tengamos en un Carrefour decente los 6 sabores que los chinos pueden saborear?

Nunca lo entenderé.


Pero yo, que tengo un fetichismo digno de psicoterapia con respecto a sabores raros de productos conocidos, no pude parar hasta conseguir un megapack con todos los sabores (excepto el de chocolate, que ya lo tengo visto).

Mi padre, una de esas personas que sabes que es un ángel de incógnito vigilando las almas "que se la están jugando" aquí en la tierra, me consiguió estirando algún que otro cable laboral dos ecopacks de 200 gramos de cada sabor, un sobre monodosis y un bote tradicional de cada sabor del ColaCao chino.

Probablemente, este es el mayor favor que me ha hecho después de darme la vida hace ya un montón de cientos de semanas.


Después del frenesí que supone revolcarse sobre una montañita de ColaCao de sabores me dispuse a inspeccionar los envases, que como no podía ser de otra manera, están íntegramente en chino.
Excepto el logo de ColaCao, el 200 que indica el peso y el código de barras, no hay ni un sólo símbolo occidental, lo cual no hace más que potenciar la sensación de que estás apunto de probar algo destinado a otras culturas, a otros mundos.
Me sentía igualito que Frank en Mal Gusto, apunto de probar el producto semi-líquido creado para otro mundo.

La única putada es que no hay manera de ver cuales son los ingredientes, cuál su valor calórico y su signo zodiacal.
Pero leí en una entrevista que debido a las necesidades alimenticias de los chinos, el ColaCao amarillo es más nutritivo que el ColaCao nativo.


Es más, podéis ver la poca "adaptación" al binomio ColaCao/Leche que tienen que poner las instrucciones de uso en el envoltorio.

Tiene cojones, después de tantos años, darte cuenta de que lo estás haciendo mal.

Según el ColaCao chino, primero echas el polvo, luego la leche y luego remueves.
Yo lo hago al revés...siempre echo la leche primero y luego el polvo.

Otros pasatiempos de la vida adulta incluyen estos ingredientes: polvo, leche y remover, pero suelen venir en varios órdenes según la pericia del ehmm artista.



Y ya que estamos, el polvo también es diferente.

No sólo este ColaCao de ultramar tiene la textura más parecida a la harina de trigo, sino que se disuelve con toda facilidad y sin problemas en leche caliente.
No hice ninguna prueba con leche fría porque todavía tengo mis principios, pero tiene toda la pinta de que los problemas que presente el ColaCao original a la hora de disolverlo y su consiguiente grumificación es una problemática a la que los chinos no tienen que hacer frente.

La razón se debe a que el polvo de ColaCao tenía que ser soluble en leche en polvo, que era la usada por la mayoría de chinos, así que la textura y tamizado del producto es mucho más fino y se disuelve sin problemas.

Y vosotros, pequeños infieles, os tenéis que medio atragantar con bolas de polvo de chocolate a medio disolver cada vez que os tomáis vuestro ColaCao.

Pero dejémonos de tecnicismos y pasemos a probar el producto, que para eso habéis seguido leyendo.

ColaCao de Fresa




el preferido del chino cudeiro

Aunque crecí bebiendo leche con Nesquik de fresa, luego bebí leche con grosella, luego con granadina y ahora vuelvo a bebérmela con Nesquik de fresa, tengo que admitir que llevarme a la boca un tazón de leche de ColaCao de fresa me hacía cosquillas en las plantas de los pies, las plantas de la terraza y otras plantas en general.

Uno está acostumbrado a tener que luchar contra polvo marrón burbujeante, a tener preparado el azúcar para darle ese regustillo dulce que le falta al ColaCao normal y a rezar un buen rato para que puedas beberte la leche antes de que llegue el medio día.

Así que probar un ColaCao rosa y que se disuelve sin problemas hace que te entre esa risita tonta como cuando has ganado 5 partidas seguidas al Hundir la Flota y empiezas a pensar que eres inmortal.



sin grumos

Y qué puedo decir... sabe de puta madre.

Es un sabor sutil, mucho menos agresivo que el de la granadina, pero es del todo inconfundible.
Como si hubieses estado mojando en la leche 15 chicles Boomer de fresa y ahora la leche te deja su regustillo en la garganta.

Lo mejor de todo es que tiene la cantidad exacta de azúcar y no necesita cucharadas extra.
Si no es azúcar y es algún edulcorante artificial, tengo que decir que es mucho mejor que cualquier otro edulcorante artificial que usamos en occidente, porque no dejo el regustillo dulzón de la sacarosa.

A mi gusto no es mejor que el Nesquik de fresa, pero es un digno sustitutivo, muchísimo mejor que el ColaCao original.

ColaCao de Vainilla




dame una v, dame una a, dame una inilla

Mi Nesquik favorito es el de vainilla, pero la edición mexicana, que es muchísimo mejor que la americana.
Por eso, el ColaCao de Vainilla lo tenía muy jodido para llegar hasta el nivel del Nesquik de Vainilla.

Probablemente este es el que tenía un olor más indefinido de los 5 y la pinta del polvo era idéntica al de la harina que cualquier persona que sepa cocinar usaría para rebozar.


Aunque el color era algo más amarillo que el de la foto (el flash siempre me jode los colores), el sabor de esta bebida era mucho más suave que el de fresa.

Te deja un regustillo a vainilla muy lejano.
Como si hubieses arrasado con dos botes de leche condensada la noche anterior y no te hubieses lavado los dientes.

En tazas posteriores le tuve que poner más de 3 cucharadas para poder llegar al nivel de sabor que me gusta a mi, lo que hace que un paquete de 200 gramos te dure unas 5 tazas de medio litro.

Por supuesto no supera al Nesquik de vainilla mexicano, pero está más bueno que el americano.
Si lo tuviese a mano, volvería a comprar seguro.

ColaCao de Plátano




The Drink of Kong

Tiene cojones que me tocara probar antes el ColaCao de Plátano, que sólo se vende en China, antes que el Nesquik de Plátano que se vende en medio mundo.

Pero gracias a eso iba sin prejuicios y con una curiosidad tremenda ante la posibilidad de fundir dos conceptos como la leche y el plátano de una tacada.

El mejor olor de los 5.
Desprendía una esencia a plátano tan fuerte que esperabas una ataque de algún simio en cualquier momento.
La única razón por la que Donkey Kong se llevó a la Princesa fue porque no tenía ColaCao de Plátano cerca.




Tras probarlo me di cuenta de que la leche con sabor a plátano es una delicia que debí probar mucho antes.
Todos los años malgastados sin saber lo que significa beber leche pasada por la savia de una plantación bananera son un peso demasiado duro que poco a poco intento redimir.

Trollaki también le dio 5 estrellitas a la bebida, y ella es muy estricta en cuanto a bebida de frutas se refiere.

De los 5 ColaCao de sabores, este es probablemente el mejor de todos, y aunque quizá no sea mejor que el Nesquik de Plátano, no tiene mucho que envidiarle.

ColaCao de Naranja




Esto empieza a ponerse feo

Hasta aquí la cosa no revestía problema alguno.
Todos sabores que más o menos podían adaptarse a un hábitat lechoso y ser ingeridos de buena mañana.

Pero la naranja se inventó para hacer sufrir a la mayoría de niños en forma de zumo con pulpa.
Por supuesto yo también lo tuve que sufrir, y aunque yo me colaba la pulpa, hasta que cumplí la mayoría de edad no pude dejar de beberme un zumo de naranja cada noche después de cenar simplemente porque mi madre pensaba que un zumo de naranja cada noche me hacía invencible.
Lástima que no fuera un zumo de kiwi...me parece que ese es el que te hacía volar.

La cuestión es que nunca deberíais fiaros de una fruta que le da nombre a todo un color.
Y mucho menos mezclarla con leche, porque hay sistemas planetarios que se han ido a tomar por culo por mucho menos.




El olor del polvo de ColaCao de naranja tiene un toque químico. No necesariamente malo, pero recuerda a las pastillas de Redoxon y uno simplemente se odia a si mismo por probar algo que seguramente acabará con mi estómago, mi autoestima y probablemente mi alma.



foto sin flash para que veáis el color

A diferencia de los dos anteriores, este ColaCao sí deja un color anaranjado que te hace pensar si realmente vale la pena probar esta bebida.

Pero una vez llegado a este punto, no continuar sería como si Indiana Jones no se hubiese agachado cuando decía "Sólo el penitente pasará".
Claro que él hubiese perdido unos 30 centímetros de altura de forma drástica, pero la sensación de derrota hubiese sido la misma.

Y lo jodido es que está bueno. El ColaCao de Naranja está bueno.
Sólo tiene un regustillo a naranja y se funde perfectamente con la leche.

Ningún indicio del fin del mundo ni de brotes cancerígenos sobre mi.

Quizá no volvería a comprar, pero sin duda fue una sorpresa no vomitarlo directamente.

ColaCao de Melocotón




bienvenidos al fin del mundo

Después de la piña, el melocotón es la fruta más perversa y malvada que existe.
Esa piel aterciopelada ya te pone en guardia y grita "peligro" a los 4 vientos.

No es de extrañar que otros estratos de la sociedad, más cautos que nosotros, no se atrevan a llamarla por su nombre y les llamen "malacatones".
Si en Harry Potter pueden llamar a Valdemort "quién-tú-ya-sabes", no veo porque nosotros no podemos protegernos contra a esta fruta del infierno cambiando su nombre.




Jamás he conseguido comerme un melocotón entero.
Hasta las gominolas esas con forma de corazón que saben a melocotón me dan grima.

No podía imaginarme cómo alguien puede acumular tanto odio dentro de su persona como para sacar un producto así, pero eh, estamos hablando de China, gente que tiene por costumbre beber refresco de judías negras o carne de cerdo fermentada.

Si el olor del ColaCao de Naranja olía a química, el de Melocotón sugería radioactividad nuclear.

Lástima que no pudiese entender los ingredientes de este producto, pero seguro que algún tipo de sulfato y grandes cantidades de yodo se usan para hacer este polvillo.
Probablemente el vello púbico de una virgen o una lágrima de dragón forman parte de la fórmula original.




¿Y qué es lo jodido?
Que no es tan malo como parece, como huele y como debería ser pensando que estamos uniendo la leche con un melocotón.

El primer trago es inofensivo y mientras bebes todo permanece en su sitio y el mundo no parece acabarse.

Es en el momento que bajas la taza y el líquido acaba atravesando los portales regentados por la úvula cuando los puntos más extremos de tu cara intentan encontrarse en un punto medio.

El regustillo es bastante desagradable, pero no dura demasiado si usas un dentífrico de esos que llevan lejía incorporada.

No puedo decir que está malo.
No puedo decir que está bueno.
Pero sí puedo decir que me acabé los 200 gramos del ecopack, porque hay cosas que uno no puede tirar alegremente.

No volvería a comprar ni en caso de secuestro familiar, pero me alegra saber que pude probar lo que sobre el papel es el producto más asqueroso que puede rondar un desayuno cualquiera.




Phoskitos de sabores

La verdad es que en conjunto los ColaCao de sabores son un producto más que recomendable si un día viajáis a China.
No sólo por ese puntillo fetiche de probar algo que el Negrito ni podía concebir mientras cultivando cantaba la canción del ColaCao, sino porque los tres primeros son realmente buenos, y a falta de Nesquik de sabores en España, estos son más que un aceptable sustitutivo para darle ese algo "especial" que la leche necesita desesperadamente.

Para acabar sólo os quiero mostrar lo que veis arriba.
Los chinos no sólo tienen ColaCao de sabores, sino que también tienen Phoskitos de sabores.

Vale que en España haya el original, el ChocoBlanco, el Blanco y los Minis, pero qué me dices de un Phoskito de Vainilla o Fresa, eh???

Por fin tendría un pastelito alternativo definitivo. He comido tantas Panteras Rosas en mi vida que ahora siempre creo que Kato me atacará desde encima de un armario y ya no puedo más!

melonian (10-09-07)


malacatones al blog

.: © www.meloncorp.com 1592 - 2007 :.