Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 

Rápido, necesito que alguien me pellizque, o que me pegue un cachete, o que me tire un ladrillo.
Rápido, necesito saber si esto es real o no, porque me estoy volviendo loco.


¿La Vanguardia? ¿El Mundo? ¿La Razón? Pues bien, ayer pude ver La Jungla de Cristal 4, o como la vi en inglés, Die Hard 4.0 y desde entonces estoy que floto.

Ya expliqué la ilusión que me hacía verla pero es que después de verla puedo decir que e encantó y disipó las pocas dudas sobre si la cuarta parte de La Jungla era una buena idea o no. Si tiene que ser parecida, por mi que hagan la quinta el año que viene.
Trollaki, que iba con bastante recelo, ahora quiere ver las otras tres pelis. Eso es impresionante.

Además coincidió con nuestra primera incursión en los cines suecos. Que fue muy divertido con una sala de calidad impresionante, pantalla enorme, butacas cómodas y montadas en una pendiente donde sólo Marge podría darte problemas de visionado si se sentara delante.

El precio normal para ver esta peli era de 95 coronas suecas, al rededor de 11 euros. Por suerte, venden unas tarjetas de descuento, y por 6 euros, tienes un 50% de descuento en las próximas 4 pelis, así que la película nos costó 47 coronas, que sumado al euro y medio de la tarjeta, el precio total fue poco menos de 7 euros.




La bebida y las palomitas se pillan como si fuera un buffet, sistema que en España induciría a colas de gente comiendo directamente de las "neveras".
Los precios son ligeramente más altos que en España, pero hay un montón de descuentos según las combinaciones de productos que cojas, así que más o menos es lo mismo.


Eso sí, a pesar de la grandiosa pantalla, todavía no estoy acostumbrado a los subtítulos suecos, pero gracias a Dios no doblan las pelis así que las puedo seguir sin problemas.

La foto es una porquería porque la hice con la cámara del móvil. No me atreví a llevarme la cámara digital al cine, no fuera que me la confiscasen por eso de "los screeners" que pululan por la mula.


No voy a poner spoilers porque aún no se ha estrenado en España y no sería justo, pero si os voy a contar cuatro cosillas para que vayáis preparados al cine y que los que no se fían un pelo dejen de sufrir.

En primer lugar, McClane trae consigo el kit de todas las pelis. Suciedad y sangre reseca a tutiplén, montones de chulería y kilos de adrenalina y testosterona.

Además, aunque Bruce Willis está mayor, el muy cabrón lo clava y no hay ni un sólo momento en que pienses que se va a romper. Estará calvo, tendrá arrugas, pero sigue siendo igual de duro que siempre.


Este es el malo de la peli. No tiene el mismo estilo que Hans Gruber, ni que su hermano Simon (Jeremy Irons), pero casi.
Esta vez parece que es más fácil conseguir patearle el culo de lo que fue pillar a Simon, pero los esbirros del malo molan más esta vez. Será porque son frikis informáticos que me recuerdan a mi o a muchos amigos míos.


Esta vez, el "sidekick" de McClane no es negro. Es un friki tremendo que no sólo vive igual que Neo, sino que se parece físicamente a Neo.
No lo hace mal, pero no le llega a los calzoncillos a Zeus (Samuel L. Jackson).
Eso sí, hay una grandísima aparición de Kevin Smith, que hace de "Jedi informático" que me encantó, porque 1) me encanta Kevin Smith, 2) lo hace de puta madre y 3) vive en el sótano de la casa de su madre y está todo decorado con cosas de Star Wars.

Os voy a contar la sinopsis, tan sólo para que aireéis dudas infundadas por algún foro que habla de un ejército de hackers, la supremacía americana y el cambio de sexo de McClane.

En primer lugar, McClane se ve metido en el tinglado por pura casualidad y luego se ve forzado a continuar porque secuestran a su hija.
Un maloso informático rebotado consigue controlar el sistema informático del gobierno para controlar prácticamente todo, media, energía, etc.
A partir de aquí McClane tiene que intentar que no maten a Matt, el friki informático que puede conseguir para todo el tema.

Así que no hay nada de "orgullo para salvar la nación", ni "ejército de hackers unidos". Todo lo contrario, los hackers ayudan sin saberlo al malo y luego son eliminados sistemáticamente para que no puedan contrarrestar el plan.
El equipo de malos no son más de una 20 y tienen una razón y un plan bastante lógico.

Sólo hay dos problemas.
El primero, se han pasado con la acción. McClane hace demasiadas burradas y pasa de ser un humano con unos huevos de acero a casi un superhéroe que cae encima de un avión, pilla equilibro y salta.
En este aspecto se les va un poquito de la mano, y supongo que lo hacen porque toca subir un par de peldaños en cuanto a acción se refiere.

El segundo es que también han exagerado con la facilidad en que hackean todo.
Yo no soy un superhacker, y aunque sé que en cierto grado se podría conseguir hacer lo que se plantea en la peli, la velocidad y facilidad con la que esta gente entra en los ordenadores de los demás, en especial cuando estos son expertos informáticos es excesiva.
En un mundo en que la mitad de las veces no puedes hacer una sesión en remoto porque tu ISP es un truño, estos se conectan en remoto con máquinas que tienen una seguridad que dejan Alcatraz en paños menores.


En definitiva...fue una velada genial, en que salí extasiado del cine, para encontrarme con lo que veis arriba.
Esa foto está pillada a las 23:40 de la noche, mientras volvíamos a casa en bici. Qué maravilla.

Personalmente prefiero La Jungla de Cristal 3, porque McClane se pasa la peli correteando mientras Simon se parte la caja, en cambio en esta hay muy poquitos tantos que se marca el malo.
Prácticamente toda la peli son puntos para McClane, pero qué coño, esta peli es para lucir a John y hacerle el pequeño homenaje que tanto se merece.


Para celebrarlo, ayer por la mañana me pillé este pack Bruce Willis con 4 pelis por 7,5 euros. Una ganga.

Además, las pelis son Hostage, Bandits, Four Rooms y The Whole Ten Yards (Más Falsas Apariencias), que obviamente no son sus puntos más álgidos, pero son pelis que no sólo no tenía en DVD, sino que excepto Four Rooms, no he visto ninguna peli.


El pack mola un montón, porque al abrirse te quedan las 4 pelis en display y por detrás puedes ver en grande un trocito de la cara de Bruce Willis, uno de mis actores favoritos pese a algunos bodrios que ha hecho.

Pero es que un tío que tiene los cojones de ponerle a sus hijas Rummer Glenn, Scott La Rue y Tallulah Belle tiene que ser un tipo MUY duro.

melonian (29-06-07)


yippi-kayei hijo de puta

.: © www.meloncorp.com 1592 - 2007 :.