Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 
Todo empezó hace una año cuando |ngenius nos mostró a Lordi, un grupo heavy que hacía canciones dedicadas al terror pero que sobre todo, y cuando digo "sobre todo" quiero decir TODO, iban vestidos de monstruos.

Tengo que admitir que no les conocía, ni tan sólo había oído de hablar de ellos. Para mi parecían la versión europea de G-War.
Pero cosas del emule, me bajé un disco y automáticamente me dejó enganchado.

Aunque no sean un grupo realmente heavy, las melodías y en especial las letras y la gracia de sus indumentarias hizo que me gustaran cada vez más.

Algunos meses me enteré de que eran los seleccionados para representar a Finlandia en Eurovisión y rompí 4 baldosas del suelo con la mandíbula.
No me lo podía creer. Ciertamente los finlandeses están como una cabra en su vasta mayoría pero elegir por voto popular a un grupo de colgados que se visten como si llevaran un buen tiempo en proceso de descomposición va más allá de lo que jamás podía imaginar.


Tras la semifinal y un montón de sms bien invertidos, las masas de jóvenes inadaptados de Europa conseguimos que se plantaran en la final de Eurovisión y ante la incredulidad de los jóvenes adaptados de Europa, Lordi barrió a tó'Cristo convirtiéndose así en el primer grupo finlandés en ganar Eurovisión.
Y lo daban como si eso fuera la noticia...un grupo finlandés!
Joder, que fuera finlandés no era lo especial, sino que se trataba de un grupo que traía pirotecnia combinada con hachas, cuernos y látex suficiente como para proteger sexualmente a toda Laponia.

Poco después me encuentro preparando unas vacaciones en Helsinki cuando otras noticias increíbles nos llegan desde el norte.
Van a sacar Lordi Cola.

¿Qué? Puede el mundo haberse vuelto tan majara en poco tiempo?
La respuesta es siempre sí, pero por una vez, la enajenación mundial nos ha traído uno de los mejores productos del capitalismo.
Aprovechar un éxito musical para poner monstruos en las etiquetas de botellas de un refresco de cola!


Tuvimos la suerte de llegar el día antes de que saliera la Lordi Cola al mercado (creada por la empresa de bebidas Olvi), y cuando la vimos en los estantes, nos pusimos como locos.

Ante todo hay que comentar 2 cosas importantes.
En Finlandia las latas quedan relegadas a la cerveza. Hay muy pocos refrescos que se vendan en lata, así que los botellines de plástico son prácticamente el único formato en que se encuentran.

La Lordi Cola sólo viene en botellines de medio litro y botellas de litro y medio. Nada de latas, nada cántaros y ni hablar de pellejos o cuernos de alce rellenos de cola.

La otra cosa importante es que ese plástico del que están hechas las botellas es reciclado. Sí, amigos, allí arriba reciclan las botellas de plástico.
Por esta razón todas las botellas están bastante gastadas y ralladas y además son duras y feas de cojones.


Otro factor a tener cuenta es que a diferencia de la mayoría de productos, los refrescos son absurdamente caros.

Los botellines de medio litro valen 1,45 euros. De esos 1,45, te devuelven 20 céntimos al reciclar la botella, así que su precio real si reciclas es 1,25.
Aún así, sigue siendo muy caro. Pero no os penséis que es porque se trata de Lordi Cola, no, la Coca Cola de toda la vida vale exactamente lo mismo, así que la cola de toda la vida vale, en su formato de medio litro, exactamente el doble de lo que vale por aquí.


En cuanto al sabor, bueno, qué puedo decir.

He probado muchas colas en mi vida, y si no fuera por mis estables fundamentos heterosexuales, la afirmación que acabo de hacer hubiera podido causar más de una risita en los recovecos más infantiles de vuestra mente. No os culpo, panda de degenerados.

Lordi Cola está en los primeros puestos de ese ranking, pero seguro que no es la mejor. Tiene poco gas, y o bien no aclaré bien el vaso o deja algo de espumita.

Además, la versión Light tiene un sabor a aspartamo que aunque a los primeros tragos parece no ser exagerada, cuando te has bebido la mitad de la botella, te estás frotando la lengua con una piedra pómez para sacar el regustillo.
Pero todas las colas light saben igual, así que no hay que alarmarse.


Hay dos tipos de cola; normal y light.

La diferencia entre una y otra, a parte de las cantidades ilegales de aspartamo, son 1 el color del tapón, 2 el marco de la etiqueta y 3 la palabra Light escrita en la etiqueta.
Por lo demás, el etiquetado es idéntico en ambos casos.

¿Dónde está lo mejor, entonces?
Pues en el genial hecho de que hay 6 etiquetas diferentes, una para cada integrante del grupo y una de todos juntos. Es la bomba.


clicka para ver en grande

En efecto, lo grande de la Lordi Cola, aparte de ser el lanzamiento de refrescos más absurdo que recuerdo, es su etiquetado. Y es que poner monstruos en las botellas de refresco hace que te sientas con fuerzas de arrasar con todas las gallinas de la granja más cercana. ¿Quién se pondrá en tu camino, cuando bebes de una botella que tiene como estandarte a los mismísimos hijos de Satán?

Y ojo, nada de plástico. Las etiquetas son de papel y del bueno.
Tienen un acabado tan bueno como imponente, y ni siquiera las ralladuras y la forma cutre de las botellas hacen que pierdan su encanto.

En fin, hay un antes y un después de la Lordi Cola, el momento en que los dioses del metal tocaron con sus martillos la tierra lapona para dotarla de la cola más brutal y monstruosa que haya visto nuestro planeta.

LORDI



MR. LORDI



KITA



AMEN



AWA



OX





melonian (04-10-06)


 

-> Échale un trago en el melonblog<-


.: © www.meloncorp.com 1592 - 2007 :.