Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 

Sólo hay tres cosas en este planeta que consiguen acabar con mis ganas de hacer cosas y me relegan a cualquier superficie plana, blandita y horizontal para pasar las horas mientras mi cerebro se pone automáticamente en Stand By y un led rojo se queda encendido detrás de mi pupila derecha. La primera incluye videografía de Pajares y Esteso y la mayoría de la herencia cinematográfica que nos han dejado las décadas de los 60 y 80 en este país.
La segunda es el calor...el odioso, pegajoso y maleducado calor.
La tercera es el Hipnosapo.

Respecto a la segunda, el calor, este julio ha pegado fuerte en toda España, pero en la costa catalana la humedad ha hecho que tengamos noches enteras en las que el termómetro sea como la gentuza de Sexo en Nueva York, no baja de los treinta.

Como todos, yo tolero las bajas temperaturas a base de ponerme capas de ropa y al contrario, intento tolerar el calor a base de quitarme capas de ropa...pero siempre llega ese punto en el que ya no tienes más prendas que quitarte y acabas andando en gallumbos por el piso cuando el bochorno, la resignación y la falta de dignidad hace que te importe un huevo si te ven los vecinos o no.
A partir de aquí, todos aquéllos que no disponemos de aire acondicionado tenemos que buscar sistemas alternativos para aliviar los efectos del calor.

Cuando escribí sobre el experimento de la Coca-Cola bañada en carne alguien comentó en el blog que mezclaba Coca-Cola con helado de vainilla y que además eso no desembocaba en una vomitera sin fin.
Como yo soy uno de esos que se apunta a todo lo que signifique no vomitar, me quedé con la copla, y una de esas tardes en las que durarías muy poco al Strip Poker, me puse en la cocina a hacer uno de los mejores batidos que he probado en los últimos años...compañeros, os presento el batido que va a cambiar vuestras vidas, al menos por dentro.
El batido de Coca-Cola con Nueces!


Pocas recetas necesitan menos ingredientes y menos utensilios. Bajar el nivel de dificultad una vez llegado este punto significaría comer directamente de una lata.

Ya lo veis, una simple botella de medio litro de Coca-Cola y helado de nueces basta.
Aquí podríais dejar la imaginación volar y usar cualquier tipo de helado aunque ya os puedo decir que lo mejor para un buen batido es algo cremosillo. Si lo intentáis con alguno que no tenga base de leche vais a acabar con un granizado bastante confuso.

También tendréis que decidir para cuántos vais a preparar o bien, si es sólo para 1 pero preferís guardarlo en una jarra en la nevera porque la verdad es que hacer todo el proceso cada vez que quieres un batido de cola con nueces puede ser contraproducente, sobre todo si contamos que para tomarte uno de estos ya tienes que tener el cerebro bastante blandito por culpa del calor.

Como utensilios, sólo necesitáis un bol y una batidora eléctrica (valen las que vienen con jarra incorporada).
Hay gente se considera muy dura y que cree que batir helado a mano tal y como lo hacían los trogloditas demuestra que uno vale. Mi consejo es que no lo intentéis. Para cuando habréis terminado de batir probablemente ya será otoño y todo el sentido de hacer el batido en primer lugar se habrá perdido, vuestra novia, a la que queríais impresionar batiendo el helado a mano ya se habrá fugado con un vendedor de batidoras y seguramente el helado se habrá emancipado y vivirá en algún barrio mejor que el tuyo.


El primer paso es bastante obvio (como toda la receta).
Simplemente hay que cortar un trozo de helado y meterlo en bol.

La cantidad dependerá de lo líquido o espeso que lo quieras, o de la cantidad que creas que puedes llegar a consumir y que te deje lo suficientemente en forma para poder acercarte a urgencias por tu propio pie.
Mi recomendación son unos 200 gramos por cada vaso que queramos preparar.

Ojo, si algún listillo me dice que "ja, el primer paso es sacar el plástico que cierra herméticamente el helado" que sepa que hacerse el graciosillo y hacer batidos de Coca-Cola con nueces no es compatible, además de que puede inducir al un linchamiento colectivo sin falta de invitación previa.


El segundo paso ha hecho llorar a más de uno y si no tienes una voluntad de hierro puede que pierdas una parte tu alma durante este paso.

Y es que verter Coca-Cola sobre un helado de base lechosa produce un efecto sobre la Coca-Cola que dejaría en evidencia al más intenso de los Fairys.
Una preocupante espuma aparece al rededor del helado. Al principio no parece más que la espuma cotidiana de la Coca-Cola, ésa que todos hemos aprendido a amar.

Pero lo preocupante llega cuando pasan los segundos y la espuma no remite.
Tu carraspeas y toses educadamente como para darle pistas a la espuma de que se ha olvidado bajar y desaparecer tranquilamente, pero no, la espuma se ha solidificado y si no fuera porque vas a hacer un batido, te podrías hacer 2 ó 3 cojines para el sofá o un par de montañas para la maqueta del Warhammer.


Superando el primer escollo que ha supuesto la espuma permanente, nos disponemos a batir el helado sobre la Coca-Cola.

Este es un punto delicado.
Por una parte es difícil coger el tranquillo para batir el helado que ahora mismo está más duro que una piedra y está parcialmente cubierto por líquido que amenaza con desparramarse y manchar todas las superficies disponibles.

Por la otra parte estás contento porque sabes que en esta fase vas a acabar con esa espuma que jurarías ha empezado a hacerte muecas obscenas.

Mi consejo es que no cubras del todo el helado con Coca-Cola para poder machacar primero el helado sin necesidad de tocar el líquido con las palas de la batidora.


Una vez tienes dominado al helado y la espuma ha dejado de atormentarte (por ahora...volverá en tus peores sueños) es hora de echarle más Coca-Cola.

La cuestión está en echar lo suficiente para que el helado se convierta en líquido dependiendo siempre de la cantidad de vasos que queráis preparar.
La recomendación personal son 250 ml por vaso.


Ahora ya le podemos meter caña a la batidora sin tener miedo a que nos ataque la espuma, y como el líquido se ha integrado en la base lechosa del helado ahora ya es difícil que salpique toda la cocina.

Con unos 2 minutos a máxima potencia tendrás más que suficiente para que el helado y la Coca-Cola se fusionen en un sólo elemento.


Al acabar de batir os debería quedar un líquido no demasiado espeso con un montón de burbujitas retenidas en la superficie.

Por cierto, aprovecho ahora para recordaros que lo que yo he usado es una batidora, que no un "mixer".
Mi cacharro solo bate las cosas, los mixers normalmente también pican y mezclan.

Digo esto porque yo quería que las nueces se mantuvieran íntegras y que sólo se batiera el helado y se fusionara a su vez con la Coca-Cola mientras las nueces no sufrían ningún tipo de cambio.
Ahora, si eres uno de esos a los que no les gustan los grumos, mejor que hagas el proceso con un mixer para que te pulverice de paso las nueces. El sabor será más o menos el mismo pero sin la ocasional nuez que hace que este sea un batido que además de beberse, se mastica.


Finalmente nos disponemos a decantar el contenido del bol en un vaso.

Uso la palabra "decantar" aunque ya sé que no es correcta, porque además de lo que hacían Masiel y Miguel Ríos, "decantar" también significa separar lo sólido de lo líquido.
En este caso, no queremos separar líquido de sólido, no queremos decantar, ni siquiera detararear, así que con suerte podremos rellenar el vaso con la mezcla. Sin suerte, todavía estás intentando batir el helado a mano.


Y eso es todo!

Un batido de Coca-Cola con nueces que es lo mejor para combatir el calor después de otras 67293808379 cosas que también ayudan a combatir el calor, empezando por los países Escandinavos, el aire acondicionado y restregarse pepinillos por las sienes.

Eso sí, ninguna de esas cosas (a excepción quizá de los pepinillos) sabe tan bien como este batido, que además de tener un sabor extremo a Coca-Cola te deja, al mismo tiempo y por el mismo precio, comer nueces. Muchas nueces. Quizá demasiadas nueces.

Es más, seguramente pensarás que algo raro ha pasado porque no hay cojones a que el helado tuviera tantas nueces.
Joder, ni Chip y Chop han visto tantas nueces en su vida.

Pero supongo que es simple hecho de encontrártelas de golpe mientras intentas beber. Es lo que tiene. Trozos de frutos secos sólidos del tamaño de una canica hacen que la acción de beber se convierta en un deporte de riesgo.


Ahora, no tiene precio poder beberte un batido de leche con gas que sabe a Coca-Cola.
Simplemente es algo que tienes que contar. Ponerlo en tu blog, tu messenger, el salpicadero del coche, o en mi caso, escribir un artículo sobre ello.

Además, a mi favor puedo decir que por fin he conseguido superar el récord Guiness de un artículo con el mayor número de repeticiones de "base lechosa", galardón que hace tiempo que se me resistía y que hoy por fin, sin necesidad de que sea alcalde de Madrid, puedo colgar en la puerta de mi inexistente habitación..


Sí, antes de dejar este artículo, no puedo hacer más que comentar lo que Jhotun ya comentó en el shoutbox...la aparición de las nuevas Pipas sabor a Cola de Grefusa.

Son la mejor defensa para que una vez leído mi artículo, no intentéis internarme en un psiquiátrico.
En un mundo donde hace pipas con sabor a cola, un simple batido es algo que pasa desapercibido.


Sí ya sé que hoy en día hacen hasta sillas plegables con sabor a cola, pero las pipas sabor a Cola de Grefusa son, sin duda alguna, el mejor producto "con sabor a cola" que existe.
Bueno, quizá no el mejor, pero sí el que más fielmente representa el sabor a cola, con diferencia.

De hecho, yo soy un tipo de pipas saladas, así que la noción de pipas dulces es algo que me da asquito sólo de pensarlo.

Pero la forma rara que tengo de comer pipas (metiéndome un puñadito en la boca para extraer todo el sabor y luego ir sacando las pipas de una en una) hace que pueda saborear la intensa emulación a cola de estas pipas.

Ojo, el sabor está por fuera, en la cáscara. Además, cuando encuentras alguna que tiene un cúmulo de sal entonces puedes notar hasta el gas de la cola. Es impresionante.

Yo no creo que vuelva a comprar, pero esto es algo que hay que probar al menos una vez en la vida.
Así que corred, porque son Edición Limitada!!!



melonian (14-08-06)


 

-> colorea en el melonblog<-


.: © www.meloncorp.com 1592 - 2007 :.