Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 

Tengo que ser sincero con vosotros. Desde el principio.
Superman nunca ha sido uno de mis superhéroes favoritos.

Si tuviera un equipo de superhéroes, el Hombre de Acero sería el que recoge las pelotas, el que me borra la pizarra y plancha los banderines de corner.

No es que no le tenga respeto. Es un tipo interesante con una capacidad para gustar al público impresionante, pero sus poderes, su vestimenta y esa pinta de soy-un-inocentón-pero-al-fin-del-día-me-he-cargado-a-todos-los-malos-porque-soy-un-niño-bueno acaba por ponerme nervioso.

A mi me van los superhéroes con más carisma, los más oscuros, como Batman, Lobezno, el Rajá Azul o SuperLopez.

Así que cuando se estrenó la nueva entrega de la saga, digamos que no me hice pipi por los pasillos de mi casa. Para los más lentillos, en primer lugar por que mi piso está totalmente desprovisto de pasillos y lo segundo porque la emoción no corre por mis venas, como mucho, cojea por mis venas!
De hecho, todavía no he visto la peli y no he leído ninguna crítica sobre ella. Tampoco he buscado mucho por enterarme de si era buena o no, simplemente no me importa demasiado.

Mi única afectividad hacia Superman y sus películas (los cómics no me atraen) se materializaban en sus enemigos. En especial el General Zod y Lex Lutor.
Si no tiemblas ante el General Zod, deberías ser castigado.

Pero como todo producto de grandes masas, Superman acarrea con sus películas cantidades obscenas de merchandising. Todo lo imaginable y gran parte de lo inimaginable es transformado y presentado con la mítica S de Superman con lo que la gente puede ser un poco más feliz por gastarse un poco más de dinero por el mismo producto.

Eso nos lleva al protagonista de este artículo, los Superman Crunch, los cereales de Superman.


Como recordaréis algunos, los cereales de mi vida son los Froot Loops, y desde que éstos fueron retirados del mercado aquí en España, pasé una temporada probando todos y cada uno de los cereales que hay en los supermercados de este país decidiendo que ese era un buen día para dejar de desayunar.
Algún día tenía que llegar, no? Chuck Norris no desayuna.

Captain Crunch es el cereal de Quaker que se ha llevado la concesión de producir la línea de desayuno de Superman.
Como siempre, aquí nunca los hemos visto, y os puedo asegurar que tampoco nos hemos perdido nada.

Así que ¿porqué interesarme en los cereales Captain Crunch de Superman? ¿Qué puede hacer los Superman Crunch tan especiales como para que me gaste 16 euros en una jodida caja de cereales?
Me encanta que me hagas esa pregunta, Margareth.


Dios, oh Dios!!!

¿Yo? Vendería mi alma por cualquier cosa comestible que fuera remotamente azul que se me presente.
Pero cualquier artículo comestible rojo que convierte la leche en leche azul es algo tan insuperable que hace que a su lado el cambio de color de Michael Jackson sea un simple problema de pigmentación causado por tomar demasiado la Luna.

Me importa un huevo si Captain Crunch son unos cereales mediocres, me da igual que Superman sea un cliente habitual de la Ostra Azul, me da igual que Superman Crunch sólo se comercialicen en América, si convierten la leche en líquido azul ya han ganado los suficientes puntos como para hacerme 15 ó 16 tatuajes en las zonas más blanditas de mi cuerpo.


haz click para verlo en su esplendor

La diferencia entre Superman Crunch y el normal Captain Crunch son unos triángulos rojos de CNI (cereal no identificado) que le dan un gusto que según la intensidad del viento podrían recordar fácilmente al sabor a fresa.

No son malos, pero no son la bomba. No son sosos pero no son el súmum. Casi podrían venderlos en Mercadona.


haz click para ver eso triángulos prometidos

Claro está, lo bueno son esos triangulitos rojos. Caminos oscuros que llevan a la paradoja. Triangulitos de color rojo que transforman el mundo un sitio más azulado y que tienen un ligero sabor a fresa. Creo que voy a llorar.

Por supuesto, hay menos triángulos rojos, pero alguien tenía que enseñarnos que no lo podemos tener todo, y ese tenía que ser Superman.

También he comentado alguna vez que yo soy un tipo duro y que en el caso de comer cereales, siempre los como sin leche.

No hay nada más asqueroso que comer cereales que han perdido su identidad y se han doblegado a los poderes ablandadores de la leche.
La leche es el antidisturbios de los cereales.

Pero en este caso tenía que probar esa magia que hace que estos cereales dejen a Harry Potter al nivel del Mago Tamariz.


clicka y mira como cambia de color

El primer fenómeno apreciable al desparramar leche sobre los cereales como si del mismísimo Rocco Sifredi se tratara, vemos que los triángulos rojos de oscurecen inmediatamente.

No es posible apreciar si se vuelven azules, pero casi puedes oír la lucha interna de cada pieza de cereal:

TRIÁNGULO ROJO: "Soy un cereal rojo...soy un cereal rojo...soy un cereal rojo"

TR: "Joder...me cago en la leche...soy un cereal rojo...soy...err"

TR: "Mierda, soy un cereal azul..."

TR: "Eh, estoy haciendo que la leche se vuelva azul...mola! Que se joda"

De hecho, si acercas la vista lo suficiente, puedes ver como efectivamente, de cada triangulito rojo salen pequeñas ramificaciones de color azul que empiezan a contaminar la leche.
Chernobil estaría orgullosa.


Parece el triturador de basura de la Estrella de la Muerte

Después de comer unos cuantos cereales y corroborar que los cereales y la leche se crearon para ser ingeridos por separado, ya podemos ver que la leche ha hecho mella en los cereales, y que los cereales han hecho mella en la leche.
En esta pelea no hay ganadores.

Los cereales empiezan a inflarse y pierden esa textura que los caracteriza.
Llegados a este punto la única forma de confirmar que no estás comiendo verdura hervida es mirando el reloj y diciéndote a ti mismo que nunca desayunarías brócoli.
La gran cantidad de azúcar también ayuda, pero el hecho de que se hinchen y se ablanden los cereales es realmente desagradable y sólo aplicable a la verdura y la gente que sobrepasa los 80 años de edad.


Azul, es azul, tío!

Pero todo esfuerzo tiene su recompensa.
Cuando consigues acabarte la material y semideshecho en qué se ha convertido tu desayuno tras 10 minutos de flotar en leche, podemos ver que en realidad la leche se ha vuelto azul.

¿Cuántas plegarias se han oído de golpe?
El mundo es sin duda un sitio mejor donde poder hacer crecer a los niños. Donde ya no hay miedo ni confusión, porque tenemos leche de color azul.

Vale, tenemos que mojarla en cereales durante 10 minutos, pero hoy es la leche...mañana quién sabe lo que puede ser.

Si embargo, después de la prueba de fuego, yo continué comiéndome los cereales directamente de la caja y con los dedos, tal y como especifica la Constitución que debemos hacerlo.
Lo de la leche es algo que apareció después en el BOE, pero ¿quién lee el BOE?

La cuestión está en que no os podéis fiar, porque estos triángulos rojos no sólo actúan contra la leche. No.
Estos malditos bastardos tintan de azul cualquier superficie que esté ligeramente húmeda (así que nada de eso) y si te da por comerlos sin cuchara acabas con los dedos azules y con una lengua que podría pasar por cancerígena en cualquier consulta médica del estado.


Señores, mi lengua!

Si algo he aprendido de esta dolorosa experiencia, es que los compañeros del trabajo no son gente comprensiva.
Aparentemente no se dan los suficientes casos de lenguas azules al año como para pasar inadvertido.

Pero para acabar, vamos a ver el proceso entero, el milagro de conversión de la leche en líquido azul comestible.
Agárrense a sus asientos...


Las gominolas van en bolsa, no en caja!

Impresionante!

Poesía hecha cereal, cereal que colorea la leche, ya sólo le falta que la dibuje y la recorte.

Si tú eres uno de esos que no puede dejar pasar la oportunidad de comer cosas azules, no lo dudes, ésta es la oportunidad que estabas buscando...no la dejes escapar!



melonian (03-08-06)


 

-> colorea en el melonblog<-


.: © www.meloncorp.com 1592 - 2007 :.