Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 

La competición. La competición es una estupenda oportunidad para patear el culo, moral o literalmente hablando, de amigos y conocidos. Claro que puedes patear el culo de completos desconocidos, pero en ese caso no es tan divertido. Y lo mejor es que puedes hacerlo tantas veces como quieras, porque patear el culo a otros en competiciones sanas es la mejor manera de patear, lo triste es cuando en lugar de competir para patear, pateas para competir. Pero eso ya es otro cantar.

"El original, qué recuerdos!!"


Si a competir le añades un par de mandos de consola, unas cuantas latas de coca-cola, patatas fritas, una casa sin padres y Super Mario Kart de Super Nintendo, tendrás una imagen mental aproximada de lo que eran mis maratones jueguiles de adolescente.

Porque esto es una verdad lapidaria: no hay juego con posibilidad de multijugador más adictivo y bonito en todo el universo conocido que Super Mario Kart. Olvídate de Quakes, no me hables de Counter Strikes... Super Mario Kart. Herir a tus amigos con una bala puede ser emocionante (o un homicidio en toda regla, la vida real es eso que aparece cuando levantas la vista del televisor, recuerdalo!!), pero pincharle un globo con un caparazón de tortuga es sin duda lo MÁS!!!

Cuando cogías un cuadrado con interrogante de la pista, y la ruleta te bendecía con un caparazón color marrón, no importaba que estuvieras jugando contra el machacas de tu clase, en ese momento TU le ibas a patear el trasero con un caparazón teledirigido. O cuando tu contrincante se acercaba confiado con uno de esos caparazones y de repente tu usabas la estrella para volverte invencible, y destruías su globo. O quizá cuando corrías por la pista montado en tu pequeño kart, te lanzaban un caparazón verde y lo esquivabas de un salto, y de repente te convertías en el ídolo de la multitud, las chicas dejaban de mirar al cumba que tocaba la guitarra a tu izquierda para adorarte en silencio. Eran los grandes momentos de un adolescente, jugando con un fontanero barrigudo montado en un kart.

"Y... aquí estaban las armas de destrucción masiva."


Claro que yo abandoné los videojuegos más o menos por aquella época, y no he vuelto a recuperar la pasión por otro videojuego que no fuese Super Mario Kart. Nintendo marcó el mundo de los videojuegos en los noventa, dió por detrás a SEGA en todo cuanto éstos últimos hacían: Nintendo NES daba por el ojete a Master System, Super Nintendo se trapiñó por completo a la Megadrive, una consola con pobres colores y siempre a la zaga de su contrincante de Nintendo (sólo hay que ver la pobreza de juegos como el Dragon Ball Z, que comparado con el espectacular Dragon Ball Z 2 de SNES palidecía). Claro que luego llegó Sony y se cagaron un poco en Nintendo, jorobándoles las ventas de Nintendo 64, pero lo que importa es que barrió a SEGA.

Y ahora que lo pienso, creo que Nintendo de algún modo recreaba cierto grado de inocencia y desenfado en sus juegos que me atraía como un par de implantes de silicona: todo el universo de Super Mario Bros. era alegre, energizante. Eso se traducía no sólo en los vivos colores, sino en cada concepto (hacer caer enemigos con caparazones en lugar de destrozarle la cabeza con un bazoka, por ejemplo), y muy principalmente en la música, absolutamente representativa del mundo de las setas y los psicotrópicos.

"En carretera, mucho cuidado con los pulpos voladores."


En resumen, con SNES competíamos y nos divetíamos en los circuitos de Super Mario Kart. Tras ese juego, apenas he vuelto a jugar a ningún otro con la misma pasión. Hasta que recientemente...

NINTENDO DS SACA UNA NUEVA Y MÁS QUE DECENTE VERSIÓN DE MARIO KART!!!

Lo sé, habían otros Mario Kart, como ese Mario Kart 64 o Mario Kart de Game Cube, pero no le llegaban ni a la suela a este nuevo. Nintendo DS, la nueva portátil de Nintendo, saca esta nueva versión incluyendo circuitos de antaño y nuevas y emocionantes pistas, además de nuevos personajes y modalidades. Y lo más importante, la individualidad de esta consola portátil permite que la modalidad multijugador cobre una nueva dimensión de emoción y diversión sin límites.

"Los personajes iniciales, para poder disponer de los jugadores ocultos, tendrás que pasarte los distintos torneos."


Por eso yo, tras años sin apenas tocar una consola (compré la PS-2 y la uso para probar un juego y abandonarlo a los 5 minutos), adquirí la Nintendo DS con el pack Mario Kart, a piñón. Aprendí que es incluso posible, mediante la disponibilidad de conexión inalámbrica por internet que ofrece la consola, conectarse a internet y competir con otros jugadores que se encuentren a su vez conectados con sus respectivas consolas.

Como véis, en la pantalla de arriba de la consola véis a vuestro competidor y la pista, y en la de abajo tenéis un mapa, muy útil para ver cuándo os pisan los talones, o cuando os lanzan algún objeto que sería más prudente esquivar. Todo un lujazo de la estructura de doble pantalla de la Nintendo DS.

"Algunos pantallazos, aunque no le hacen gran justicia al magnífico juego."


Estoy viviendo una segunda juventud, disparando cascos azules voladores, caparazones y bombas. Aunque ahora pienso que quizá el juego esté diseñado como training para los suicidas palestinos. En cualquier caso, antes de inmolarse, habrán pasado un rato cojonudo correteando en kart. Os recomiendo a todos que, si pensáis iniciaros en una nueva adicción, escojáis a Mario para ello, él no os defraudará.



|ngenius (01-02-06)


 

-> - COMPITE DANDO TU OPINION EN EL MELONBLOG!! -<-


.: © www.meloncorp.com 1592 - 2007 :.