Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 

Bien. Harry Potter trata, para lo que no lo sepáis, sobre un mago adolescente que anteriormente fue niño mago y de quien todo el mundo dice que es algo así como el Ronaldinho (o como se escriba) de la magia, aunque rara vez demuestra el por qué.

Quiero decir que el bueno de Harry es una especie de Frank Drebbin (sí, ese, el de Agárralo como puedas): Él nunca pretende hacer nada especial, pero le meten en líos y va saliendo de ellos como puede.
Algo así como: ups, vaya, he lanzado un rayo sin querer y he matado a un demonio de nivel 8.
O algo así. O esta otra: estoy en un aprieto y los espíritus de mis padres vienen y me salvan el culo.

Y claro, luego Harry vuelve al colegio y no sé qué tipo de mentiras cuenta, pero todo el mundo cree que es alguien especial.

Yo creo que es un fraude, pero yo no recaudo trillocientos millones al año, así que probablemente esté equivocado.


Harry, que apenas tiene pelillos ahí, cobra más en una peli de lo que tú cobrarás en toda tu vida

Lo más importante de esta película es que te hace pensar.
¿Y en qué pensaba yo mientras la veía?

Pues más o menos en las diferencias entre el sistema educacional inglés y el patrio.
Por poner un ejemplo, allí no hacen torneos de futbito entre colegios. Allí, directamente, los jugadores tienen que pasar una serie de pruebas como luchar con dragones, evitar que sus amigos se ahoguen en un lago encantado y todas esas cosas, ya sabéis.

¡Por Dios, Dumbledore! ¿En qué estabas pensando?

Seguro que el pobre Richard Harris no habría hecho algo semejante con los críos.
Pero claro, tú eres nuevo y tienes que demostrar que estás en la onda, ¿no? En este país ya tendrías tres carros llenos de denuncias.


un dragón con doble propulsor de fuego...qué bestia!

Imagina la situación:

-¿Qué habéis hecho hoy en clase, Luisito?

-Me he peleado con un dragón.

-Criaturilla...

No me cuadra. Por más vueltas que le dé, no me cuadra.

Si aquí denunciamos a un profesor por darle un capón a un crío... Pensemos en ello seriamente: una de las pruebas consiste, como llevo repitiendo desde el principio, en enfrentarse a un dragón.

¡Un dragón, por lo que más quieras! San Jorge se hizo famoso por matar a un dragón. Supongo que Mike Newell debería haber sabido quién era San Jorge para pasar las oposiciones para dirigir Harry Potter IV: la venganza.

Pues bien: San Jorge solo habría pasado una de esas pruebas para niños de los colegios ingleses.

Otro ejemplo: para evitar que los alumnos menores participen en el torneo (hay que tener 17 año para enfrentarse a un... ejem... dragón) el director de la escuela hace un hechizo para lanzar rayos a los que lo intenten.

¿Estáis oyendo, ministros del ramo? ¡Rayos! Y aquí empujan a un niño y lo denunciamos por mobbing, bulling, flubber o como se llamen esos delitos del nuevo milenio.

Aunque, pensándolo mejor, los ingleses tienen un icono mundial en la figura del adolescente mago, así que tal vez seamos nosotros los que estamos errados.
Basta de sobreproteger a nuestros hijos. Démosles libertad. Que jueguen con serpientes.

¡Qué coño, que los columpios vuelvan a ser de hierro y el suelo de gravilla! ¡La casa por la ventana! Los niños aguantan cualquier cosa.

En fin. A lo que iba. Harry Potter.


clicka para ver más grande


Otra cosa que me llamó la atención: el ganador del concurso recibirá como recompensa, y cito (más o menos): la gloria eterna e infinita. Y los demás serán simples marionetas.
O algo así. Si eso no es exagerar a la hora de fomentar la competitividad.
Gloria eterna. A los 17 años.

¿Qué te queda por hacer en la vida después de eso? ¿De qué modo superas la gloria eterna que conseguiste con 17 años?
Supongo que los pubs ingleses estarán llenos de magos alcohólicos rememorando sus días de juventud: Aquí donde me ves, un guiñapo, en mi día conseguí la gloria eterna. Nunca me pude recuperar de eso.

¿Veis a dónde quiero llegar? Lo que trato de explicar aquí es que nuestra escala moral y la de los magos ingleses es tan distinta...
Y, aun así, ellos derrotan dragones y recaudan millonadas en todo el mundo.

¿Qué nos está pasando aquí? ¿Hasta dónde debemos replantear nuestra escala moral? Dejo estas preguntas en el aire.


The Burgundy Striped Scarfs: Un nuevo grupo Gothic Magic Metal

Más cosas: en esta película muere un personaje.
Yo pensaba que sería un personaje importante, pero resulta que no. Que es uno de esos que pasaba por allí.
Hola, ¿qué hacéis?... Hostias, un drag... Y se acabó.

Y antes de la última prueba, sin venir a cuento, le vemos hablando con su padre, en plan cuanto nos queremos y todo eso.
Con lo cual piensas: ya está, éste cae. Fijo. Lo mismo le podía haber mandado una carta a la novia o estar a punto de jubilarse.


"Todos como locos en un torneo de nosequé y a mi me llaman friki"

Pero lo verdaderamente llamativo no es que muera (mucha gente muere en las películas. Supongo que, si no sois Amish ya lo sabríais) sino que, cuando muere, hay una escena de esas desgarradoras con el padre abrazando el cadáver y llorando a moco tendido y dando gritos y alaridos y rasgándose las vestiduras y babeando y todo eso.
Lo normal.
Pero es que aquí no emociona. Queda falso: mientras ves esa escena imaginas a Steve Kloves (el guionista, por si no lo sabíais. En otro artículo os explicaré a qué se dedica un guionista) pensando: con este material voy a quedar la mar de serio y profundo.

Perdona, Steve, pero no. En absoluto.

Porque ese personaje me importa más bien poco, y a su padre acabo de conocerlo hace cinco minutos.
Vale, imagino que lo estará pasando mal, pero no quiero verlo. No me lo enseñes. Deja que el pobre hombre vaya a su casa a llorar a su hijo.
Por todos los santos, Steve, déjalo en paz en su pena. No lo atosigues.

Creo que captáis a dónde quiero llegar.

Por cierto, que todo el mundo se sorprende de que muera un jugador. Hacéis que luche con dragones y lamias y todas esas cosas y os sorprendéis. Malditos ingleses hipócritas, ¿en qué estabais pensando?

Por cierto, todo lo anterior era SPOILER.


"Errr no, sólo le estaba limpiando las gafas a Harry"

"Ehmmm si, se me habían empeñado un poco, err, sí"


Y con esto y un bizcocho, llegamos al final de la película.
Y aquí es donde Mike Newell piensa: ya estoy hasta las narices de contenerme.

¿Qué hago yo dirigiendo una película para críos si en realidad yo quiero volver a mis orígenes y hacer una de esas de miedo?
Y entonces mete a Harry en un cementerio y despierta a Voldemort, que para los que no lo sepáis es como Sauron pero británico, con todo el espanto que ello pueda provocar.
Y el tal Voldemort empieza siendo una especie de Quato satánico y luego se convierte en el malo de La lista de Schindler.

Vamos, para cagarse. Con la pinta de judío que tiene Harry.


"Basta ya de pulir cera/sacar cera. Ésta va por usted Sr. Miyagi"

Y claro, se monta la de Dios. Y todos los críos que había en la sala empezaron a dar gritos y a mirar atribulados a sus padres y a pensar: ¿cuándo he dejado de ver Harry Potter IV y he empezado a ver ESTO?

O tal vez los críos disfrutaran y el único que pasó un mal rato fui yo.
Qué demonios, no lo sé. Dadme un respiro, ¿vale? ¡Estoy intentando escribir una crítica!


"Ahora en serio, creéis que soy tan feo. Incluso con mi sonrisa dulce"

"Sí tío, sí. Necesito otra copa"


En conclusión, la peli no está tan mal. Si te aburres puedes mirar a Hans Gruber, que se ha dejado crecer el pelo y va siempre de negro.

Harry, si me estás leyendo (y espero que así sea) no te fíes de ese tío. Entiendo que es carismático y todo eso pero... ¡ese tío engañó a Bruce Willis!
¡A BRUCE WILLIS! Si se la metió doblada a Bruce Willis, a saber qué podrá llegar a hacer contigo.

Por cierto, Hans, decir cosas como el hechizo de noviandalecus es más fuerte que el de maridolungus sin que se te caiga la cara de vergüenza y sin sonar ridículo tiene mucho merito. Buen trabajo, Hans.
Pero deja en paz a los niños y haz La jungla de cristal 4: la... ejem... venganza.

Ya está. Dejad de leer. Fuera. Conseguid una vida. Robadla. Pero dejadme en paz.

patúm (10-12-05)


 

->descubre como acabar con Hermione en el blog<-

Si te ha indignado este artículo, quizá este otro también te indigne.



.: © www.meloncorp.com 1592 - 2005 :.