Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 

Si hay algo que aprendí al crecer viciado a los videojuegos, es que no inducen a la violencia, sino que más bien le quitan a mucho la carga de stress necesaria para abrirle a alguien la cabeza con un ladrillo.

Yo fui un niño Nintendo y todavía nintendo (juju) como pueden haber colectivos que utilizan los videojuegos como cabeza de turco para explicar la violencia juvenil.

Eso sí, todo eso se debe a que no conocí Chiller hasta hace pocos años.


Dead People Are Cool...cágate!


En 1986 Exidy sacó el juego más violento de la historia que salió para recreativa y al poco tiempo lanzado para Nintendo por AGCI y Sharedata aunque sin licencia, y la verdad, no me extraña.


En NES parecían más zombies...


Si bien hay que reconocer que la versión de NES es menos violenta (porque utiliza más monstruos y menos humanos) me sigue sorprendiendo que estuviera en el mercado un juego que haría vomitar al más aguerrido de nuestros ministros de defensa y reír maníacamente al más cabroncete de nuestros niños. Sobretodo si contamos que Nintendo siempre se ha decantado más por los juegos menos duros y más cómicos.



Ni Cheyenne ni Crossbow, ni Turok ni Mortal Kombat, ni Carmaggedon ni Las Aventuras de Chip y Chop, no hay juego más absolutamente enfermo que Chiller.

Seguramente si eres usuario de Mame ya lo habrás visto. Si además tienes alguna macabra enfermedad mental, habrás jugado alguna vez.
No tiene pérdida, no hay huevos a olvidar una cosa así.



El juego comienza en una mazmorra donde hay unas cuantas personas atrapadas, encadenadas y sometidas a torturas varias.
El estilo de juego es un shooter, o sea que usas un cursor que indica donde vas a disparar. Para la Nintendo usabas la pistola, sí, la misma que usábamos para el Duck Hunt!

Pero cuando crees que tu misión es liberar a los presos, te das cuenta que te dan puntos cuando le pegas un tiro, "por accidente", al pobre infeliz que está atado de manos a la pared.

Sí, el tema del juego es ese. Pegarle tiros y destrozar a los prisioneros, activar las máquinas de torturas para triturar cerebros, descuartizar cuerpos y mutilar extremidades.
Cuanto más gore mejor puntuación te llevas.


Y disparo a la guillotina?


No sé vosotros, pero para mi es la ida de olla más grande en cuanto a videojuegos.
Ríete del Resident Evil y sus zombies.
Este juego se pasa de diabólico.

A ver, Metal Slug tiene su gracia, es violento, pero tiene un vicio increíble. Este juego roza lo desagradable y te plantea serios problemas morales sobre como debes acabar con la vida de los prisioneros.
Hay mucho enfermo por el mundo.



En el juego arcade hay 4 pantallas (que yo haya visto). La primera es la de la mazmorra, aunque en el juego de NES la primera es la del cementerio.

Como ya hemos dicho, tienes que ir pegándole tiros a los prisioneros para disminuir lo que ellos llaman el Monster Meter que hay en la parte superior de la pantalla.
Supongo que le llaman Monster Meter para eludir la censura, porque se ve bien claro que estos tíos son humanos y no zombies!



El contador va disminuyendo a medida que desmiembras a los prisioneros, y al llegar a cero pasas la pantalla.
Eso sí, te felicitan por tu buena puntería y te suman los puntos con el Ectoplasmatic Tabulator, Dios qué nombre más cutre!

Supongo que tenemos suerte de no tener que ir a buscar un cubo para fregar la sangre.



La siguiente pantalla sigue siendo extremadamente gore.

En una especie de pasillo de las mazmorras vemos a más prisioneros a los que tenemos que machacar a muerte...literalmente.



Activar un potro para partir por la mitad a un humano indefenso es algo que no acaba de parecerme normal, ni siquiera en videojuegos.



También tienes que bajar una polea para que el cuerpo que cuelga sobre el río de sangre baje y se lo vaya comiendo a mordiscos un cocodrilo.
Madre Santa de las Carmelitas Descalzas, qué jevi!



La tercera pantalla es por fin algo que tiene que ver con monstruos.

Nada impresionante, sólo una panda de fantasmas que cruzan un pasillo de puerta en puerta.

No hay nada realmente macabro en esta pantalla excepto que le puedes disparar a algunos perros, pero que no cuentan puntos. Supongo que los creadores del juego eran amantes de los animales, en los momentos en que las drogas les dejaban pensar claramente.



La cuarta y última pantalla vuelve a ser producto de una muerte retorcida y completamente pa'yá!

Estamos en un cementerio (de hecho ésta es la primera pantalla del juego de NES).
Hay cuatro cabezas humanas clavadas en la valla del cementerio, brazos salen por doquier del suelo, pero lo más jodido no es eso, no.





Por uno de los brazos mete la mano dentro de su propia tumba y se arranca la cabeza para lanzar su calavera a una tumba en llamas.

Por si fuera poco, detrás del cementerio va apareciendo una figura que lleva un carrito de bebé al que también tienes que machacar a tiros para que el Monster Meter disminuya (en el de NES, en el arcade el carrito lleva trozos de cuerpos, yeah!).



Si consigues superar esta pantalla, parte del mosaico de la pantalla de menú se va aclarando, pero vuelves a empezar desde el principio pasando por las mismas pantallas pero con una dificultad mayor.

No sé como acaba, ni siquiera si tiene un final digno. La verdad, no tengo muy claro querer saber como acaba.

A parte de ser un juego raro de cojones, tampoco es que sea extremadamente divertido.
Ni siquiera vicia demasiado, y la verdad, no es un juego para que te vean tus padres o tu novia con él, porque te arriesgas a que llamen a unos buenos mozos vestidos de blanco con una predilección por las chaquetas de mangas excesivamente largas.

Sinceramente, yo creía entender el mundo de los videojuegos.
Los hay buenos y los hay malos.
Los hay con gráficos cojonudos, los hay viciantes.
Los hay feos, los hay aburridos.

Pero nunca pensé que habría juegos puramente malvados salidos de una mente que podría haber planeado un holocausto de haber tenido el poder y el mostacho necesario para ello.

Ni las mismísimas esferas del management del Infierno hubieran tenido la crueldad para hacer un video juego de tal surrealismo y crueldad.

Eso sí, yo recomiendo que os lo bajéis y lo probéis, entonces ya podréis contarle a todo el mundo que habéis jugado al juego más violento del mundo!

melonian (04-10-05)


 

-> a sangrar al blog<-


.: © www.meloncorp.com 1592 - 2007 :.