Gritos en el Pasillo

Juan Terranova

Calle 17

ByTheWay.tv

Demasiado Violeta

La Esfera

Reducir al Mínimo

¿En qué piensa un calcetín?

Simaegi

Pretty Curry

La Srta. Melón

El Quinto Pino


 

Hace un par de meses, perdido entre las fechas del calendario, hizo aparición como quien no quiere la cosa, mi maldito cumpleaños.
No es que le tenga manía a la fecha. No. Lo que le tengo es puro odio.

Estoy convencido de que el tema de los regalos cada vez que uno cumple años se inventó para prevenir que las personas se abrieran la cabeza contra la pared suficientemente sólida más cercana.
Sino no se entiende como hemos conseguido ir superando la fecha que te recuerda que te queda un año menos para vivir y que el tiempo va pasando, que te queda menos para poder llegar a hacer todo aquello que quieres hacer y estás convencido de que si paras un momento y te pones a escuchar, puedes oír, a lo lejos, un pequeño "tick" prácticamente inaudible que va marcando tu reloj biológico que viaja imparablemente hacia tu inevitable muerte (a menos que seas miembro de una secta que cree que la vida es un "proceso que no cesa", que hablando en micra quedaría en "procesa"...)

Pues bien, para este cumpleaños, un par de almas celestiales, un par de amigos que sin duda no merezco decidieron hacerme un regalo.
Pero no un regalo cualquiera, no!


Podían haberme comprado cd, una cubitera o un clavicordio, pero aunque los tres eran válidos en la tarjeta del Scattergories que dice "Elementos de regalo" que empiezan por C, ellos me conocen bien y eligieron otra cosa que también te daría un punto en el scattergories, una caja.

He tenido que borrar como tres párrafos describiendo la caja, sus líneas, sus colores, su discreto y glamouroso lazo por pura humanidad. Si yo no parezco tener límite al enrollarme, sí hay un límite de palabras que un ser humano normal puede leer sobre una caja sin empezar a sangrar por las orejas.
Así que pasaré a lo importante, que es el interior de la caja, una selección de regalos que a tipos como a mi nos causan una terrible erección mental que conduce a un estado deplorable en que intentando aguantar las lágrimas pierdo la capacidad de contener la baba dentro de la boca.


Sólo tuve que abrirla y olerla para descubrir que alguien había estado haciendo de las suyas en una tienda de comida americana.
La simple vista de la bolsa de Marshmallows de Little Becky (la misma que me traje de Suecia) ya hizo que casi me saltaran las lágrimas!

Los muy cafres me habían comprado comida rara de la que me gusta a mi haciendo caso omiso a la ley universal que dice que un amigo debe regalar a sus amigos algo que no les gusta para poder quedarse con ello automáticamente.

Me habían comprado cosas diseñadas específicamente para mi deleite personal.


Dentro de la caja estaba la certificación de que si he ido creciendo al menos yo no he querido enterarme, porque no puede imaginarme cosas que me hubieran hecho más ilusión que las que habían ahí dentro.

Vamos a verlas una a una para que podáis moriros de voodoo3, digo de Nvidia.

KELLOGG'S SQUARES


Los Kellogg's Squares son pequeñas barritas de Rice Krispies bañadas en crema de marshmallow (o nubes de caramelo).

La diferencia entre los Squares y las barritas de cereales normales es que estas son la mitad de nutritivas y tienen el doble de azúcar, con lo que dejan de ser aburridas y ayudan a la renovación prematura de toda mi dentadura. Qué ricor, qué primura.

Son terriblemente empalagosas y tienen la textura de una masa de Rice Krispies embadurnados con plastilina azucarada.

Impaciente por probar el resto de cosas, no tuve lo que hay que tener para comerme la segunda barrita. Estos bichos son bastante sólidos y pesado. Estoy convencido que su equivalente al desayuno del niño medio español son tres bocatas de chorizo, así que preferí guardar algo de espacio en la tripa para lo que vendría después.

MARSHMALLOWS


¿Qué puedo decir de mi vieja amiga Little Becky?

La conocí en Suecia y ya me he cascado tres bolsas de sus maravillosos marshmallows.
El olor, la textura, la suavidad con que trata tu lengua. Hay pocas cosas tan agradables al tacto con la lengua como una nube de estas.

Por supuesto, vosotros sois una panda de pervertidos y estáis pensando en unas cuantas combinaciones mejores para vuestras rosadas lenguas, pero yo sigo prefiriendo el tesoro de mi querida Becky, por muy mal que eso suene.

HERSHEY'S COOKIES 'N' CREME


Pensaba que lo había visto todo en el mundo del chocolate.
Chocolate con arroz inflado, con marzipan, con fresas, de vainilla, con lacasitos, con menta...pero estaba equivocado.

Hershey's, la marca que inventó los "Kisses" de chocolate me sale con chocolate blanco relleno de Oreo. Joder.

Creo que en un mundo paralelo podría aceptar Oreos rellenas de Chocolate Blanco pero no hay huevos a asimilar un producto inverso en ninguno de los universos paralelos que tengo planeado visitar en futuras vidas.

El Cookies 'n' Creme está tan absolutamente bueno que rivaliza directamente con Crunch por el cinturón del CMCM, el Campeón Mundial de Chocolate Molón.

Nadie en su sano juicio debería perderse la oportunidad de probar uno de estos, aunque probablemente vuestras vidas perderían cualquier sentido y os volcaríais a una nueva vocación, la de devorar chocolate sin importar los medios necesarios para conseguirlo, incluso aprender a tejer (sí, para poder hacer un hershey...err)

LUCKY BAGS


Otro de los productos que no vemos por aquí.
Este tipo de bolsas son famosas en los USA especialmente para Halloween para poder dar a los niños algo más que un simple caramelo.

La bolsas están dedicadas a algo en concreto y tienen dentro unos cuantos juguetes y dulces dedicados a ese tema.
Aparentemente la gracia está en que nunca sabes que te va a salir en la bolsa.
Personalmente, encuentro estresante el hecho de no saber qué me voy a encontrar dentro de cada una de estas. Puede que todo salga bien, y el contenido sea divertido, pero qué pasa si no encuentro lo que quiero, eh? A quién amenazo con quemarle el coche entonces, eh?


La bolsa de Scooby Doo era sin duda la que me hizo más gracia. Sí, la otra era de Los Simpsons, mis ídolos, los de toda la vida, pero he visto tantísimo merchandising sobre Springfield que una bolsa sobre Scooby Doo, uno de los grandes olvidados de antaño se presentaba como una tarde llena de diversión.

Sí, sé que estáis pensando que los episodios de Scooby Doo eran todos iguales y repetitivos hasta el punto en que preferías ver Xena la Princesa Guerrera, pero a mi me hacía gracia ver como monstruos super raros se convertían en humanos simplemente quitándoles la máscara.
Además, la bolsa decía que podía contener un Chupa Chups.

Pero ese es precisamente el problema de este tipo de bolsas, que nunca sabes qué te vas a encontrar dentro.
Y si además en la bolsa te pone que "a lo mejor hay un chupachups" y luego no hay ningún jodido chupa chups pues te deprimes y te comes todas las nueces de macadamia del helado de Haagen Dazs y tiras la crema al water.

La bolsa traía consigo una hojita de minúsculas calcomanías, un yo-yo para duendes, un llavero, una cajita de caramelos, unas pastillitas de pica pica, cuatro plastidecor y un minilibrito para colorear.

No es que sea poco o malo, pero todo eso no puede borrar el hecho que en mi bolsa no hubiera un Chupa Chups.
Sé que puedo ir a cualquier tienda y comprarme uno, pero es toda la idea de que me venga en la bolsa que cuenta!


Sorcerer's Secrets se define como la bolsa que tiene "todo lo que necesitas para ser un mago chiflado".

No sé si Harry Potter tiene todo lo que hay en la bolsa, pero seguro que la bolsa se inspiró en el pequeño aprendiz de mago para vender más.

De las tres bolsas esta es quizá la que me atraía menos porque hay algo en Potter que no me acaba de gustar. No sabría muy bien qué es, pero hay algo en ese tío que no me acaba de cuadrar.


Pero hay que decir que me pasó al contrario que con la bolsa de Scooby, como no me esperaba mucho, el contenido me acabó gustando bastante. No es que vaya a usar demasiado lo que había, pero al menos los tíos lo intentaron.

Una figurita de plástico recortable de un mago, una especie de peonza manual, un juego del cubilete y unos cuantos trucos de magia era más de lo que me esperaba, por muy inútiles que fueran, ya que si me voy a algún lado con los cubiletes y la bolita, seguramente me acabaría deteniendo la policía municipal.


Para compensar los trucos de magia de Tamariz, lo creadores de la bolsa echaron dentro los dos mejores caramelos de las tres bolsas.

El primero una especie de "Fresquito" pero sabor a fruta y una especie de "Masky" sabor a plátano.
Este último estaba especialmente bueno, porque aunque no es que a mi me guste mucho el plátano, hay que reconocer que no hay demasiados caramelos de plátano por las tiendas de chuches españolas.
Sí, la rareza lo hace más atractivo, o al menos a eso me he estado aferrando todos estos años...


Definitivamente la mejor bolsa. Como no!
Al final siempre tenemos que recurrir a los mismos.

No quiero que me toméis a mal, amo a Los Simpsons y tengo claro que son la mejor serie de dibujos animados que jamás ha existido y sólo he podido disfrutar más con Futurama.
Pero los pobres llevan 18 años en pantalla y me parece que ya toca sacar algo diferente, nuevo y original. No podemos vivir de los Simpsons hasta que nos muramos, no?

La bolsa, la "Pranks and fun bag" trae, además de dos cajitas de caramelos, un par de bromas, un mini poster de los 6 grados de la separación donde Barte pasa de ángel a demonio, una chapa, un llavero un puzzle y una pistolita de agua.

Eso sí es una bolsa y no los cuatro plastidecor hechos en China de la bolsa de Scooby Doo.

Especial mención para el puzzle, que me llevó unos buenos 10 minutos de hacer y la pistolita de agua.
Ah, las pistolitas de agua. Además esta te hace sentir que eres la versión acuática de James Bond con licencia para ehmm mojar.
Casualmente, mojar es algo que James Bond hacía en todas sus misiones.

MARSHMALLOW FLUFF


Llevaba tiempo buscando esto. De hecho en Suecia lo vi, pero me dejé tanto dinero que no tuve la moral para endeudarme aún más por un bote de pasta de marshmallow.
No habría sabido como explicárselo al resto de la gente.
Seguro que hubiera sido algo así:

Yo: Sí, tengo que trabajar dos días más para pagar mi deuda con el banco.

Gente: Ah, te has comprado una tele de plasma? Un ordenador? Una estatua al natural de Han Solo en carbonita.

Yo: Estoooo...no, me lo he gastado en cereales, chicles y pasta de nube.

No habría sabido como explicarlo, de eso estoy seguro.


La pasta de marshmallows es algo que tampoco sé muy bien como explicar.

Pensad en una nube de caramelo (o esponjita para los raritos) y pasadla por el microondas hasta que os queda una masa esponjosa y algodonosa con las propiedades necesarias para poder levantar una pared de ladrillos sin necesitar mortero.

Es algo tan pringoso y azucarado que tras la 4 cucharada te tienes que sentar y comerte un plato de espinacas para limpiar tu tracto intestinal.

La pasta está pensada para untar en pan o en cualquier cosa en la que la puedas untar, pero comérsela a cucharadas es una tentación que uno no puede pasar por alto.
El único problema es la altísima concentración de azúcar que al principio es agradable, a la quinta cucharada te da una falsa sensación de furor y a la décima empieza a dejarte ciego.

No puedo decir que me haya defraudado, porque está buenísima, pero quizá es algo para lo que ni siquiera yo estoy preparado.
Prefiero los marshmallows sólidos y esponjosos con ese aroma que sólo Little Becky consigue darles.

MONSTER JAWBREAKER


haz click para verlo en GRANDE

Mi primer contacto con los "rompe mandíbulas" fue hace años viendo un episodio de Vaca y Pollo, donde unos niños llevaban unos caramelos imposibles en la boca.
Me documenté y aprendí lo que eran esos "jawbreakers" de los que hablaban pensando que nunca tendría la oportunidad de probar uno.

Por eso cuando lo vi en la caja se me abrió tanto la boca que casi me parto la mandíbula, pero me contuve para dejar esa tarea al caramelo en sí. Por fin iba a comerme un jawbreaker y aparentemente iba a salir vivo para contarlo.

Si al principio lo que más impresiona es su enorme tamaño (algo menor que una pelota de tenis), cuando le hincas el diente lo que te deja flipado es su impenetrable dureza.

Ya puedes moridsquear lo que quieras que como mucho consigues hacer un par de insignificantes muescas.

Lo más divertido es que en la bolsa dice que niños menores de 5 años no debería comerse uno de estos por posible asfixia.
No puedo ni imaginarme a un niño intentar meterse un jawbreaker en la boca.

No sé como serán el resto de jawbreakers, pero el Monster Jawbreaker no me cabe en la boca ni pa'trás.
No hay manera de que las muelas cierren la mandíbula inferior con el bolón de caramelo dentro, así que la única solución de llegar al prometido centro de chicle es lameteando sus miles capas de caramelo endurecido con cera de carnauba, por mucho que no sepa qué es la carnauba.

No sé dónde leí que un rompe mandíbulas puede durar hasta 15 horas, por que tienes que ir lamiendo poco a poco ya que no puedes morderlo, y yo sólo he conseguido reducir un poquito el tamaño y que una parte de la bola cambie de color, pero tiene pinta que hasta Navidad no voy a llegar al centro de esta roca de caramelo perfectamente pulida.
Estoy convencido de que se me está erosionando la lengua a un ritmo más rápido que la erosión que inflijo yo en el caramelo del infierno.

Estoy extremadamente contento de haber podido probar un jaw breaker de verdad y saborear su ligero sabor ácido a algo que no puedo identificar, pero hay que reconocer que como caramelo es algo poco práctico.
Si hay alguien dispuesto a tener uno de estos 15 horas en la mano para ir chupeteando todavía no le conozco, aunque debería tener un par de religiones basadas en él.
Además, la imposibilidad de morderlo y la falta de un palo, hace que tengas que sujetarlo con una mano y tenga que lamerlo directamente a saco y las lenguas poco adiestradas tienden a perder fuerza tras la primera, a hincharse tras la segunda y a tirar la toalla tras la tercera.
No tener agujetas en la lengua al día siguiente ya es algo de lo que estar orgulloso.

En fin, que es genial tener amigos que saben lo que necesitas para ser feliz y que además te lo compran por tu cumpleaños.
Ahora viene ver como van a conseguir superarse el año que viene jejeje.

melonian (14-08-05)


 

-> Quéjate por mi retraso!!!<-


.: © www.meloncorp.com 1592 - 2007 :.